Que alguien encienda la luz

Publicado por el Jun 26, 2010

Compartir

España está en octavos de final. Era lo mínimo exigible a un equipo como este. De momento, no ha desprendido brillantez el juego de la Roja. Pero sería injusto negarle valor a lo que están haciendo los muchachos de Del Bosque. Llegaron fundidos a Sudáfrica y con sus hombres de más peso en precarias condiciones. La piedra filosofal del juego de la Selección, Xavi, no se encuentra por culpa de la fatiga y los excesos de una larga temporada. Algunas de sus armas esenciales en ataque, como Cesc o Torres estaban muy, muy lejos del estado de forma ideal, recién salidos de graves lesiones. Qué decir de Iniesta, un futbolista hecho de un material tan precioso como delicado. El bueno de Andresito lleva ya muchos meses alternando genialidades con pinchazos en todos los músculos habidos y por haber.

 

Para más inri, a España, a la que muchos observadores aquí y en el extranjero auguraban un paseo militar hasta la final de Johannesburgo, se le empinó el camino desde el primer día tras palmar con la rocosa Suiza. El camino de rosas devino un lodazal en el que los nuestros, más habituados a combinaciones celestiales que a zafarranchos como el que ayer planteó la enégica Chile, estuvieron a la altura. Muy mermada, España se arremangó y supo domar a un equipo peligroso y revoltoso como un panal de abejas en celo. Ahí se vio que a este equipo, al contrario que muchos de los que les precedieron, le sobran arrestos. Si a Honduras se la llevaron por delante, ante Chile supieron apretar los dientes y aferrarse a la fe y el talento de sus elementos mas pujantes. A saber: Iniesta y Villa.

 

La Roja sufrió pero pasó. Es fácil ganar cuando eres el mejor y el viento sopla de cola, cuando caminas entre una lluvia de piropos. No tanto cuando un cruché desaprensivo de un tal Hitzfeld te amorata una cara hasta entonces inmaculada y cuando no puedes quitarte el hielo de la frente ni la congoja del corazón hasta el útlimo día. Con todo, sin haberse reconocido todavía en el espejo de su juego, España sigue adelante en el Mundial. Ha sabido remontar e imponerse al mal fario y a contrincantes de entidad. Ahora, esperemos que el jarabe de la confianza devuelva la luz al juego de España. A las malas, los nuestros han estado. Valiente no es quien no tiene miedo, eso sólo es un necio. Valiente es aquel que sabe dominar el miedo. España supo hacerlo y supo hacerlo sin renunciar a su identidad futbolística. Ahora sólo falta que alguien vuelva a encender las luces. ¿Xavi, quizá?

 

 

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2010

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031