Mariano, el hincha

Publicado por el Jun 3, 2012

Compartir

Quienes temían una posible relajación de los internacionales españoles de cara a la próxima Eurocopa pueden estar tranquilos. No contaban con el verbo motivador de Mariano Rajoy. El presidente del Gobierno dedicó uno de los pocos ratos que le deja libres la fiebre crónica de la prima de riesgo y se plantó en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas para recordar a nuestros internacionales que la moral del país, nada menos que la moral del país, está en sus manos, o, mejor dicho, en sus pies. Reconocido futbolero, el gallego les recordó a los jugadores que los cinco millones de parados y los muchos más de españolitos que las pasan canutas para llegar a fin de mes necesitan el «subidón moral» que supondría volver a casa con la Euro casi tanto como un empleo o un descenso en las tarifas del transporte público.

Debió decir Rajoy subidón de ánimo en vez de moral. Si España gana la Euro lo que nos subirá será el ánimo. Lo de la moral es algo más grave y trascendente. Torticero ejercicio ese de pretender revestir al fútbol de un cariz salvífico para la nación en apuros. 

Si España se proclama campeona será un alegrón, de eso no hay duda, aunque me temo que el pueblo, término en desuso este por alguna razón, no se deja ya engañar con lúdicas martingalas. Lo del pan y circo ya olía en la Roma imperial, así que imagínense cómo hiede en esta España de mustia posmodernidad

Fue irse Rajoy y salir Del Bosque a restaurar la cordura: «No creo que ganar sea la solución de España». Mal anda un país si es un entrenador de fútbol el que tiene que recordarle obviedades a los gobernantes. Aunque quizá lo que le pasa a Del Bosque es que no ha entendido nada. Rajoy se demuestra seguidor de la escuela del mítico Bill Shankly. A este mítico entrenador del Liverpool se atribuye la siguiente máxima: «Algunos piensan que el fútbol es una cuestión de vida o muerte; puedo asegurarles que es mucho más importante que eso». De momento, a Mariano lo tiene ya convencido. Le falta Del Bosque, siempre aferrado a esa virtud tan irritante de la sensatez. Ya lo escribió Amelie Nothomb. La sensatez no es más que el consuelo de los débiles. Dejémonos de zarandajas y gritemos todos con Mariano «¡A por ellos, oe!»

 

Quizá también te interese:

Del Bosque en Vaca Muerta

Sígueme en Twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2012

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Aug    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31