Los estrenos de España en los Mundiales

Publicado por el Jun 15, 2010

Compartir

Un Mundial es como una cita con una chica, el todo o la nada, un trance de máxima tensión en el que uno ha de hacer aflorar sus virtudes y ocultar sus defectos. Si empieza bien, nada asegura que no vaya a terminar mal. Pero si va mal desde el principio… entonces lo mejor es olvidarse e ir pensando en cómo se lamerá uno las heridas tras la derrota. Salvo que hablemos de Italia claro, que puede empezar mal, continuar peor y terminar campeona.

Mañana se estrena España. Será contra Suiza y, como siempre en la primera vez, las sensaciones y el resultado pueden resultar determinantes para el devenir del torneo. En sus doce participaciones hasta la fecha en el torneo mundialista, la selección española acumula más pifias que éxitos. Ha perdido en cinco ocasiones el primer partido (1962, 1966, 1978, 1986 y 1998) y ha ganado en cuatro (1934, 1950,  2002, 2006). Al empate somos menos asiduos. (1-1 frente a Honduras en el mundial celebrado en España, 0-0 contra Uruguay en Italia 1990 y 2-2 contra Corea del Sur en Estados Unidos 1994).

Ha habido de todo todo. Lo que más sinsabores, pero también alguna victoria memorable. Como la lograda ante Brasil en 1934 por 3 a 1, en el que fue el primer partido de la Roja en los mundiales. Dos de Lángara y un penalti transformado por Iraragorri acabaron en una hermosa tarde genovesa con la altanería carioca. Luego vendría el escándalo arbitral y la eliminación contra Italia de la que ya os he hablado en alguna ocasión. Con menos brillo pero igual épica se logró en 1950 doblegar a los Estados Unidos en Curitiba. España fue casi todo el partido perdiendo frente a un rival inferior, pero en diez minutos Igoa, Basora y Zarra pusieron las cosas en su sitio, colocando al equipo en la senda victoriosa que recorrería en la que ha sido su mejor participación hasta la fecha.

Tendría que pasar más de medio siglo para que la Roja comenzara otra vez con buen pie una competición que le ha sido tradicionalmente poco propicia. En 2002, la España entrenada por José Antonio Camacho y liderada por un tal Raúl González, el que tiraba del carro según todos los analistas, vencía a Eslovenia por 3 a 1. Raúl, Valerón y Hierro de penalty hicieron que de nada sirviera el gol esloveno. En Alemania 2006, España se estrenó con un vendaval de juego y goles que anonadó a a la afición y alumbró un sueño que abortaría sin piedad la Francia de Zidane. Cuatro se llevo Ucrania aquella tarde en Leipzig. Xabi Alonso, Villa por dos veces y Torres masacraron a los ucranios Era aquella la crisálida del equipo que disfrutamos en la actualidad.

Pero lo más frecuente han sido las decepciones, algunas merecidas, otras no tanto. Merecido fue palmar como se palmó contra Checoslovaquia en Chile 1962 por 1 a 0. Contar con talentos de la talla de los de Luis Suárez o Gento no nos salvó de volvernos a casa a las primeras de cambio. En 1966, encuadrada en el grupo de la muerte junto a Argentina, Alemania Federal y Suiza, la Roja sucumbió a las primeras de cambio en el Villa Park de Birmingham ante Argentina. La albiceleste se adelantó por medio de Luis Artime en el 65. Pocos minutos después empataría Pirri, pero faltando nueve para el final, de nuevo Artime, hizo el segundo. El Mundial se nos volvió a acabar en la primera fase. Bochornoso fue también el debut en Argentina 1978. Contra Austria, la Selección, entrenada entonces por Kubala, cayó por 2 a 1 ante un equipo austríaco que tenía pocas cosas aparte de velocidad y ganas.

Derrota más dulce fue la que nos infligió Brasil en el Mundial de México 86. Caímos por la mínima y porque el árbitro australiano Bambridge no vio que aquel trallazo de Michel desde fuera del área botó dentro de la portería de Carlos. En aquel partido estaba Zubizarreta, que doce años después, en Francia 1998 sería protagonista de la última derrota española en su primer partido del torneo. Fue contra Nigeria. La Roja se adelantó por dos veces en el marcador, pero los nigerianos, consiguieron remontar e imponerse por 3 a 2 con la inestimable ayuda del portero alavés, que tuvo aquel 13 de junio uno de sus peores días. Y mira que los tuvo malos a lo largo de su dilatada carrera.

Los empates resultaron todos también bastante amargos. El primero tuvo lugar en el Mundial en el que España ejerció de anfitriona. Honduras se coló en la fiesta para estropearla y logró igualar a uno, un resultado que todavía hoy se recuerda en el país centroamericano como una verdadera hazaña. En Italia 1990, en partido celebrado en Udine, España empató a cero en un tostón de partido contra Uruguay. Y pudo ser peor, porque Rubén Sosa mandó a las nubes un penalty concedido por Villaroya. Jesús, cuánto ha mejorado el fútbol español.

La última igualada fue la cosechada en Dallas contra Corea del Sur. La España de Clemente manejaba una cómoda renta de dos goles, obra de Julio Salinas y de Goikoetxea, pero los coreanos, que llevaban ya muchos minutos exigiendo a Cañizares, terminaron por igualar el choque en los úlltimos cinco.

Ahora, en 2010, esperan los suizos. Vistos los nombres de los protagonistas de algunas de estas historias (Villaroya, Salinas, etc), y los de quienes formarán por España mañana (Villa, Xavi, Piqué, Ramos, etc) es previsible que la cosa esta vez sea diferente. Aunque, no lo olvidemos, esto es fútbol.

 

Quiza también te interese:

La España del hambre derrota a Suiza

 

 

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2010

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031