Los campeones no perdonan

Publicado por el jun 21, 2010

Compartir

Hay equipos que huelen a campeón. Visto lo visto, España no huele a eso. Huele a cuartofinalista, a equipo que juega bien pero palma en la prórroga. Huele a lo de siempre. Ojalá me equivoque, pero me da que a los nuestros, entre tanto elogio y homenaje, entre tanto amistoso para la galería, entre tanto spot publicitario se les ha evaporado el instinto asesino.Desde que llegó a Sudáfrica, la selección española no hace más que perdonar. Si perdonas en fútbol estás perdido. Si lo haces en un mundial, sencillamente, estás muerto.

No veo hoy a la Roja ganando a Italia en penaltis como ocurrió en la Eurocopa de 2008. Sin embargo, sí la veo tropezando ante Chile. Igual que contra Suiza, España generó infinidad de ocasiones pero sólo fue capaz de hacer dos goles ante un rival, Honduras, que no admite otro calificativo que el de bicoca. Se nos olvidó de nuevo, como ocurrió ante los helvéticos, que en fútbol, por encima de cualquier otra cosa, de lo que se trata es de enchufarla. España muestra con sus rivales toda la piedad que ellos no le dispensan. Y vestido de hermana de la caridad no se gana un Mundial. Se gana, si acaso, con la mirada inyectada en sangre.

Los cambios introducidos por Del Bosque surtieron efecto en principio, aunque conviene no olvidar que Honduras no es ni mucho menos una potencia. Villa volvió a demostrar que funciona mejor de 7 que de 9. Torres que genera muchos espacios para sus compañeros, aunque el principal cometido de un delantero, el de marcar, siga sin ser su punto fuerte. España hoy generó más juego que en el choque inaugural, pero lo rentabilizó muy poco. Ante un contrincante blandengue mandó al limbo una docena de ocasiones, olvidándose de que la mayoría de las veces los detalles son decisivos, ese mensaje que una y otra vez repetía Luis Aragonés. La roja anda con el punto de mira desenfocado. Y eso se paga.

Aparte de la inocencia en la finalización, hay otros motivos para preocuparse. Ante un oponente poco exigente como Honduras, el equipo pegó un bajonazo tremendo a mitad de la segunda parte. ¿Nos lo imaginamos disputando el final de una prórroga contra Brasil? No hablo de un futurible tan inverosímil. Además, el equipo se partió en dos, en parte por el cansancio y en parte por la decisión del seleccionador de sentar a Xavi, lo que a mi juicio, salvo que el barcelonista haya pisado una mina antipersona, debería estar prohibido.

Superamos la primera de las finales que teníamos por delante, pero o nos dejamos de tibiezas a la hora de golear o podemos vernos con cara de idiotas en Barajas más pronto que tarde. Chile no es Honduras. Los de Bielsa son un bloque trabajado, competitivo y que llega creyendo en lo que hace y subido en la ola de la victoria. Todo lo contrario que España, que está descubriendo que el pedestal sobre el que llegó a Sudáfrica no era de mármol como creía, sino de corcho. Y que se resquebraja.

Ojalá una mente ganadora como la del guaje repase el penalti fallado. Ojalá sea la última de las concesiones que hace la Selección. Ojalá los nuestros recuperen el nervio y la rabia. Ojalá España vuelva a oler a campeón. Aún hay tiempo.

Quizá también te interese:

Toca creer 

Saber competir

¡Viva Honduras!

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2010

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031