España no necesita revoluciones

España no necesita revoluciones

Publicado por el jun 20, 2014

Compartir

Después de la noche triste de Maracaná, a la selección española le queda todavía el martirio del intrascendente partido contra Australia, una agonía indigna de un equipo como este, un epílogo amargo y del todo inapropiado para el más memorable de los relatos. Pero el partido contra Australia importa muy poco, tan poco como el revuelo absurdo que se ha formado con unas declaraciones de Xabi Alonso en las que el madridista no ha hecho más que constatar lo que todo el mundo ha visto. Lo que importa es el futuro y respecto a ese futuro ahora mismo todo son incógnitas, la principal de ellas la continuidad del seleccionador. 

Está claro que el equipo tendrá que afrontar una profunda renovación y que muchos de sus pilares de estos años dirán adiós. Si fueran jugadores de complemento podría presumirse cierta continuidad, pero la talla y relevancia de los que están a punto de dejarlo obligarán a que el equipo se reinvente. Es la hora de abrir las puertas a jóvenes talentos y a ensamblarlos poco a poco, a muñir de nuevo un equipo campeón.

Del Bosque podría encargarse perfectamente de esta tarea, pero parece que no está dispuesto. Su renuncia sería una decisión sensata. Él es el primer interesado en dejarlo. Por más que la Federación se empeñe en contar con él, el salmantino, que es perro viejo, sabe que lo que toca ahora es trabajar con vistas al futuro y que el fiasco de Brasil ha socavado gran parte del consenso en torno a su figura. España no va a volver a ser campeona de la noche a la mañana y muchos culparían a Del Bosque mientras eso no se produjera. Mejor salir ahora que todavía está la puerta grande abierta.

Pero, sea quién sea el seleccionador del futuro, conviene que no se deje llevar por las voces furibundas que reclaman ahora soluciones drásticas y, bajo la bandera del supuesto nuevo fútbol, dilapidar todo el capital acumulado en la era dorada que se cierra. En España, y no solo cuando de fútbol se trata, somos muy dados a pensar siempre que estamos peor de lo que en realidad estamos y en cuanto surgen los problemas querer deshacer todo lo hecho, a si el edificio necesita reformas demolerlo.

Mal harán los responsables del equipo nacional en el futuro si intentan alterar radicalmente el estilo español, si se olvidan de que la mejor manera de jugar es también la más difícil, si al albur del fracaso mundialista alteran los valores que ya son reconocidos como el ADN de nuestro fútbol, el control del balón y la paciencia en la elaboración del juego sin olvidar que la posesión no es un fin en sí mismo, sino solo un medio para imponerse. España no necesita revoluciones ni estruendo, solo necesita plantar una nueva semilla y hacerla crecer de acuerdo al legado de Luis Aragonés, el hombre que la enseñó a ser campeona. Así, y solo así, volverá a serlo.

 

Quizá también le interese:

El rey ha muerto, viva el rey

 

En Twitter: @golmo

 

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2014

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031