El talento se impone a la guerrilla

Publicado por el Nov 15, 2009

Compartir

No hace mucho tiempo, si España iba empatando a uno contra Argentina y a pocos minutos del final disponía de un penalti a favor, uno apostaba sobre seguro si vaticinaba que el jugador español marraría el lanzamiento. Pero ya no. Esta noche España fue el pez grande y Argentina el chico.  Por eso, el penalti de Xabi Alonso no fue ni afuera, ni a los palos, ni a las manos del portero. Fue a la escuadra, a la misma escuadra.

La Argentina de Maradona vino al Calderón con la actitud modesta y ganapán de quien se sabe inferior. Vino a no perder, pero perdió. Intentó maniatar el ataque español y confiar toda su suerte a la letal velocidad de Higuaín y Messi. Sus otros nueve jugadores sólo tenían en mente una cosa: proteger su arco; el de Casillas como si no existiera. Pero sería necio ignorar que con su apuesta mezquina, Argentina estuvo cerca de marcharse con un empate de Madrid.

Conforme, aumenta el crédito español en el panorama futbolístico internacional, cada vez más a la Selección se le plantean partidos de este tipo, con rivales consagrados a no perder. Así fue como los mediocres Estados Unidos nos dejaron fuera. No lo olvidemos. Durante la primera parte, la Roja gestionó bien el partido. La endiablada velocidad de circulación del balon que Xavi, Iniesta y Silva imprimen le permitieron adelantarse en el marcador tras una jugada primorosa que remachó un bien posicionado Xabi Alonso. A este, como a Ramos, le pasa que con el Madrid parece una sombra del futbolista imponente que juega con España. ¿Por qué será?

Antes del gol, la media española se estuvo divirtiendo haciendo correr a Gago, que un día más, pareció el tonto del recreo, siempre jadeante detrás del balón para malograrlo en cuanto se hace con él. Quizá algún día alguien pueda explicarme como un tío tan limitado ha llegado a ser titular en el Real Madrid y en la selección argentina. En la segunda parte, a base de testosterona y agresividad calculada, la albiceleste consiguió achuchar a España. Adelantó la línea de presión hasta que el árbitro concedió un penalty más que dudoso que Messi convirtió. No fue justo, pero ni la vida ni el fútbol lo son la mayoría de las veces. Conviene recordar esto cuando haya que acometer una competición tan despiadada como el Mundial.

El arrebato de los de Maradona se vio beneficiado por la inoperancia esta noche de Cesc, que sustituyó a Xavi. El talentoso jugador del Arsenal no se sintió hoy a gusto sobre el pasto en ningún momento. Con todo, con el paso de los minutos, el ímpetu argentino se diluyó de nuevo a base de toques españoles. Entonces se animó Del Bosque a dar entrada al debutante Navas, a Mata y a Negredo. Mención aparte merece este jugador. Su fortaleza y movilidad es un vivero de soluciones cuando se trata de avanzar hacia el área contraria.

Para entonces, Maradona ya se afanaba en proteger con siete candados el empate coosechado y Argentina reculó, amparándose en la firmeza de un impecable Demichelis.. Error mortal contra esta esplendorosa España. En una de sus postreras cargas de caballería, los de De Del Bosque forzaron una pena máxima que Alonso, hoy monumental en el Calderón, mandó a la misma escuadra, en el punto exacto donde el éxito pleno limita con el anónimo fracaso, en la frontera en la que los lanzamientos españoles antaño derrapaban. Hoy, la pequeña Argentina jugó a no perder. Pero perdió. La boyante España jugó a ganar. Y volvió a ganar.

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2009

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031