El señor Hernández

Publicado por el Oct 29, 2010

Compartir

 

xavi_sneijder.jpg

Lo que es es. Ontológica reiteración esta cuya obviedad escapa a algunos. No parecen verla ni los apostadores ni los analistas internacionales, que no ven claro como el agua que el próximo Balón de Oro debe ser, es, vamos, el señor Xavier Hernández. Nacido en Terrassa, centrocampista del F. C. Barcelona, caballero afable pero elevado dentro y fuera de la cancha y, sobre todo, talento inconmensurable e innovador en su disciplina: el fútbol.Este juego no será el mismo después del señor Hernández. Los 96 periodistas, devaluado gremio este, que tienen que decidir a quién entregan el prestigioso galardón del Balón de Oro no pueden ignorar tan apabullante verdad.

Escribo esta reivindicación del mejor futbolista español que contemplaron mis ojos todavía impresionado por una semana en la que el debate público ha ido descendiendo, despeñándose más bien, desde las alturas del excelente discurso de Vicente del Bosque en Oviedo hasta la irritación del furibundo académico Pérez-Reverte con el «perfecto mierda» de cancillería con el que la ha tomado, nadie sabe muy bien por qué. Pasando, claro, por la turbia obsesión del alcalde de Valladolid con los morritos de la nueva ministra de Sanidad, señora Pajín. Reconozco que todo esto, especialmente lo último, me desconcierta. Tenía que contároslo.

Antes era al revés. Antes eran los académicos y los políticos los que eran considerados por la opinión pública como ejemplos a seguir. Los campos de fútbol quedaban reservados para las coces y las carreras de ídolos poco leídos. Algo se ha invertido en España si la voz de la sensatez procede del seleccionador nacional, si para encontrar referentes morales hay que orientar la mirada en esa dirección. Y no estoy seguro de que esa inversión sea buena.

El que sí que es bueno, seguro, es el señor Hernández, de nombre Xavier. Retomo así mi argumentación inicial. Su juego está a la altura de la sabiduría exhibida por el técnico salmantino en el teatro Campoamor. Y lo está hace ya muchos años. Muchos más que quien se perfila como su principal rival en la puja por el reconocimiento de la revista France Football, el holandés Wesley Sneijder.

Sneijder es bueno, sin duda, pero comparar su trascendencia con la del cerebro del Barça y de España sería como comparar la de Martín Santos con la de Cervantes. El uno aportó destellos, el otro marcó una época, creó una escuela virtuosa que marcó el camino a seguir durante generaciones y legó una obra monumental.

Como monumental es el balance de la carrera futbolística del señor Hernández, piedra filosofal de un estilo de juego que marca y marcará tendencia. El fútbol del señor Hernández tiene valor como arquetipo. No solo es un jugador excelso, sino que además en torno a él se han construido los dos equipos hegemónicos en el fútbol mundial en los últimos años, el Barcelona y la selección española. Ni él uno ni la otra habrían llegado donde han llegado sin él.

Al valor de su originalidad, el señor Hernández añade el de su excelencia y el de su regularidad. Cuántos partidos, cuántas temporadas lleva este tío, no ya al máximo nivel, sino rozando la perfección. Lo hace de modo que parece fácil, pero no lo es. Recorrer tantos kilómetros en un partido y acertar todas y cada una de las veces que se entra en contacto con el balón no está al alcance de muchos. En realidad está solo al alcance del señor Hernández.

Si el jurado que entrega el premio lo conoce que me lo presente, pero a mí no se me ocurre nadie que atesore una carrera tan brillante ni que lleve tantos años ofreciendo un fútbol tan sostenidamente hermoso y singular como el del señor Hernández, el mejor jugador español que contemplaron mis ojos.

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2010

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Aug    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31