El rey ha muerto, viva el rey

El rey ha muerto, viva el rey

Publicado por el Jun 18, 2014

Compartir

Se acabó. Hoy España vivió el fin de ciclo con mayúsculas, como con mayúsculas y en letra dorada se escribió el ciclo que termina. En el más magno escenario, Maracaná, la selección, exigida a una victoria inaplazable, se topó con todas sus limitaciones puestas al descubierto, con su falta de gol, con la fatiga de sus medios, con el ocaso de Xavi, con el fin del hechizo de Casillas. La campeona sucumbe sin haber encontrado ni un ratito de felicidad en Brasil y se convierte, quién lo iba a decir, en la primera selección eliminada en el Mundial.

En una noche dura como la de hoy no faltará quien acuse de inmovilismo al seleccionador, quien censure la negligente actuación de la defensa, quien reproche a los españoles no haber sabido adaptar su estilo a la tendencia imperante en el fútbol actual, quien denuncie la deficiente condición física en la que el equipo ha llegado al torneo…Tampoco faltará, seguro, quien saque el azadón para enterrar a Casillas, quien insista en que Torres ha sido siempre un paquete y surgirán, no hay duda, los partidarios de retirarle su recién adquirida nacionalidad a Diego Costa.

Como todo eso lo va a hacer mucha gente, yo prefiero quedarme con lo que ha dicho un compañero sabio de redacción: «Si lo normal es esto, lo raro era lo de antes». Y sí, raro fue, por glorioso. Jugamos como nunca nadie lo había hecho, con excelencia y un exquisito respeto al juego, y ganamos todo lo que nadie había ganado antes. Con un estilo excelso hicimos creer al mundo que el fútbol puede ser cordial con el espectador y  a nosotros mismos que el nuestro no era el equipo maldito que siempre habíamos visto, sino, muy al contrario, el elegido. Gracias al fútbol, el planeta entero quiso ser español. Y Austria, Sudáfrica y Ucrania serán hitos que tardarán en olvidarse mucho más que el patinazo de Brasil. Ya lo verán.

A mí solo me queda un motivo para el resquemor. Puestos a caer, había que haberlo hecho con Xavi Hernández en el campo. Ha sido nuestro estandarte y merecía morir, como el general Custer, con las botas puestas. Quizá pasen muchos años antes de que volvamos a vivir lo que vivimos en los últimos años, pero como la nostalgia puede ser un sentimiento de tan agradable sabor como el júbilo, más vulgar y efímero, me permito aquí enlazar lo que escribí ahora hace cuatro años, cuando, como cantaba Loquillo,  fuimos los mejores. Algo que nunca pensé que un periodista español fuera a escribir jamás.

Quizá también le interese:

España dice adiós al Mundial

 

En twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2014

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031