El ocaso del Barça

Publicado por el Apr 22, 2014

Compartir

Camino el Barça de su primera temporada sin grandes títulos desde 2008, a pocos se les escapa que el declive azulgrana bien podría ser el anuncio del ocaso de la selección española. Han estado en estos años de éxitos ambas identidades futbolísticas, la culé y la española, trabadas en torno a unos principios del juego y al ramillete de elegidos capaces de plasmar esa virtuosa idea en el rectángulo de juego. Sin negar en absoluto la significativa aportación de otros clubes españoles, no parece exagerado afirmar que el alma de la España triunfadora ha sido el alma del Barça. Y esa alma se apaga.

De esta triste constatación se deriva la incógnita, no de si esto se sentirá en el equipo nacional, sino de cuándo y hasta qué punto lo hará. ¿Podrá la selección prolongar su reinado en Brasil, después de haberse marchitado el equipo que ha sido la plataforma sobre la que se ha construido?

Xavi Hernández, la fuente de la que manó todo, apura ya su otoño futbolístico y otea el horizonte, como lleva media vida haciendo en busca de un desmarque, pero ahora a la espera de la llegada del crudo invierno. El que ya está plenamente al final del camino es Carles Puyol, porque siempre hay un punto en el que el camino termina, incluso para los leones indomables como él. Pedro, quizá porque el Tata no lo pone, ha perdido algo de su ímpetu voraz y a Busquets, ahora obligado a zurcir las costuras de un equipo que se parte como nunca antes, se le ve más humano, falible. El único que sigue instalado en la excelencia es Iniesta, pero la excelencia de Andrés es ahora una excelencia doliente. Ya no sonríe y ni siquiera su infinito talento puede decantar partidos como solía por la caída de alas de socios habitualmente tan fiables como Messi. Anda Iniesta por los campos con esa cara de pena que se le queda al cofrade que no ha podido pasear su virgen.

Este Barça se muere con dignidad y fiel a sus principios, esfuerzo apreciable sin duda, pero se muere. Salvo el sucio Alves, todos pelean con nobleza y dan lo mejor de sí, aunque eso ya no sea lo mejor del mundo. Quizá si la suerte que antes siempre le sonreía no le hubiera sido esquiva en sus últimos duelos, podría haber prolongado un año más su era dorada. Pero el disparo de Neymar ante Casillas se fue al poste y ahí se venció la historia.

Así, España podría estar abocada en el Mundial de Brasil a una idéntica escenificación de eso que llaman el final de ciclo. Porque no cabe imaginar que España vaya a caer indecorosamente, ni que deje de ser un bravo rival ante cualquiera, pero a día de hoy cuesta ver a sus integrantes en el estado de plenitud necesario para alcanzar la tremenda proeza de un nuevo campeonato.

Para eso, el seleccionador tendría que encontrar con que revigorizar la mezcla, sangre nueva y hambrienta para rejonear a su plantel. No puede descartarse que lo haga. Del Bosque es muy listo y sabe mucho de fútbol. El problema es que no abundan jóvenes talentos irresistibles y que el seleccionador apenas ha aprovechado un momento en toda esta larga temporada para integrar en la fórmula elementos procedentes de la apuesta más pujante del fútbol actual, la del Atlético de Simeone. Era y es difícil porque la apuesta rojiblanca es tan opuesta a la del Barça que no se imagina uno cómo hacerlas casar.

 

En Twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2014

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031