Del Bosque, obligado a mojarse en el caso Casillas

Publicado por el abr 17, 2013

Compartir

El caso Casillas, o quizá deberíamos llamarlo el caso Mourinho, terminó por estallarle en las manos a Vicente del Bosque. Era solo cuestión de tiempo. La controvertida suplencia del capitán de la selección en su club supone un problema casi más político que deportivo para el seleccionador y la cercanía de la Copa Confederaciones lo aboca a decantarse en un asunto muy espinoso. De momento, ya se ha referido al guardameta como “mito” y como “jugador nuestro”, lo que da una idea de por dónde pueden ir los tiros. Del Bosque siempre ha sido partidario de respetar los galones de los futbolistas y a eso, a galones, a Casillas no lo gana nadie. Ni siquiera Mourinho.

Sin embargo, si nos fijamos en lo que pasa en el césped, que, aunque a veces el ruido mediático nos haga olvidarnos, es lo importante, podría parecer que el hecho de que el de Móstoles no esté en la portería de la selección no tiene excesiva trascendencia deportiva. En París, Víctor Valdés corroboró que es un portero de garantías, incluso en los compromisos más exigentes.

Es cierto, pero le falta el ángel de Íker, esa sonrisa capaz de serenar a toda España en el angustioso trance de una tanda de penaltis mundialista, esa certeza de que, pese a que no vaya bien por alto, pese a que nunca ataje y siempre despeje, pese a que falle en los momentos intrascendentes, obrará uno de esos milagros solo a su alcance cuando lleguen las citas en las que no son periodistas y aficionados sino la historia la que escruta.

Es precisamente la condición mítica del protagonista, que no pueden negarle ni sus más vesánicos detractores, lo que hace el debate en torno a Casillas una controversia que va mucho más allá de lo deportivo. A Mourinho estas cosas le traen al pairo porque no existe más mito para él que sí mismo y posiblemente hasta le dé gustirrinín quedar para la posteridad como el entrenador que enterró a la leyenda. Como Javier Clemente a la Quinta del Buitre. Pero para Del Bosque la cosa es distinta. Él no entrena a un portero, él alinea a un héroe, un tótem capaz de convertir a Robben en un torpe rematador con solo parársele enfrente, como Messi de aniñar a todo el PSG con solo corretear por la banda de un Camp Nou rugiente. Eso no tiene que ver con lo deportivo, tiene que ver con lo épico, que es esa parte de lo deportivo que no cabe en las estrechas pizarras de técnicos archimetódicos como Mou ni de aplicados portavoces como Karanka, pero sí en corazones campeones como el de Del Bosque.

 

En Twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2013

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« ago    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031