Cosas que Susaeta no puede explicar

Publicado por el nov 15, 2012

Compartir

La culpa es de Villar, que organiza unos amistosos que son un pestiño. A falta de miga futbolística, los plumillas que vamos quedando, nos empeñamos en buscarles alguna vuelta informativa. Y claro, ponen a un tipo como Susaeta ante un micrófono y se lía la que se lía.

¿Acaso lo que ha dicho el muchacho no es cierto? A Panamá fue representando a una cosa. No se puede negar su honestidad. Visto que no es capaz de explicar la cosa en cuestión, lo admite implícitamente y se limita a decir que es eso, una cosa. Hay que ser comprensivos con las víctimas de la Logse. Les inoculan en la secundaria una idea de España que es un refrito remilgado y carente de cualquier contenido cívico. Luego les toca hablar a ellos y no pueden ir más allá del sustantivo cosa. Normal.

No les pidan más, hay cosas demasiado grandes, demasiado difíciles de explicar. Quizá España sea eso para el bueno de Markel, una realidad que no le cabe en palabras, un significado que desborda los márgenes de los estrechos significantes que él maneja. No parece que el joven futbolista del Athletic esté capacitado para perorar sobre los grandes conceptos de la vida y de la historia. El de España, no lo duden, es uno de ellos.

Vázquez Montalbán nos caracterizó a los españoles —yo me incluyo en la cosa, tendrán que disculparme— como un pueblo sin límites que desprecia cuanto ignora. Ese pueblo sin límites le ha pagado a Susaeta un viaje transoceánico para que haga eso, despreciar lo que ignora. Será porque es español. Como tal, debutó ayer como internacional en un amistoso que debería ser más recordado por su gol que por su desafortunada comparecencia previa ante los medios.

Yo, de todas formas, le disculpo. Si a mí me cupiera el orgullo de representar a España en algo, también tendría problemas para dar con las palabras. Es que eso es cómo explicar el amor o la libertad, magnas ideas a las que no hay léxico que englobe. Aunque seguro que me vendrían a los labios términos más afectuosos que el de cosa. Porque, diga lo que diga la RAE, una cosa es un exprimidor o una alfombra, no una patria.

El problema que se ha creado Markel se solucionaría con que se animara a pronunciar esas tres sílabas que unidas forman tan contundente y hermoso vocablo, Es-pa-ña. Es sencillo, las dice uno y ya no tiene que explicar nada más. Todo el mundo sabe lo que es ¿o no? Mejor, en cualquier caso, arriesgarse a la polisemia que caer en la zafiedad de la cosificación. Sobre todo si así ofendes a los muchos millones que no tienen dudas al respecto. Saben que esa cosa es su país y que lo quieren.

 

Sígueme en Twitter: @golmo

 

 

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2012

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
noviembre 2014
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930