Business class para España

Publicado por el Sep 10, 2009

Compartir

Bueno, pues ya está. Mientras el resto de potencias del orbe futbolistíco chapotean en el angustioso lodo de la incertidumbre, apurando sus opciones de clasificarse para el próximo mundial, la selección española ha certificado hoy su impecable pase a la cita mundialista. El 3-0 endosado a los amiguetes de Estonia, unido al empate de Bosnia ante Turquía, ha terminado por darnos el billete a Sudáfrica. Mientras otros hacen lo que nosotros antaño, sufrir y bregar, hogaño los españoles disfrutamos de nuestro tesoro, un equipo apabullante y espectacular que puede irse de vacaciones con el aire displicente del estudiante gafotas que ha superado con nota el curso en junio. Pero es que, nosotros, además de los más aplicados, somos los que mejor lo pasamos en los recreos.

Nuestro pasaje al mundial no es un pasaje cualquiera, no. Es un pasaje bussiness class. Lejos quedan los tiempos de buscar billetes baratos entre las ofertas de última hora en forma de tortuosas repescas en países tan insignificantes en el planeta fútbol como Noruega o Eslovaquia. Ahora llegamos los primeros, pagando la tarifa más cara y sin preguntar el precio. Ha sido la solvencia lo que ha caracterizado el fútbol de España en esta fase de clasificación.

Ocho victorias en ocho partidos dan fe de la suficiencia de un grupo que ha crecido en torno a una idea exitosa y hermosa, la del respeto al juego y al espectador y la de la sublimación en el colectivo del talento de sus integrantes. Eso, tan luminoso e inusual, es lo que representa la España de hoy.

Prueba de que la selección vive una época de esplendor y bonanza ha sido el choque contra Estonia. Efectivamente, no ha sido particularmente vibrante. Tampoco el rival era el más propicio para ninguna efeméride balompédica, pero ya quisieran muchos jugar como juega España en uno de sus días raros. España, en un día raro le regala al público combinaciones imposibles como la que alumbraron Silva y Fábregas en el primer gol. Silva y Fábregas, ahí es nada. En un día raro y ante un rival de esos que motiva menos que un polvorón en verano, España obsequia con un cambio de orientación de Cazorla y con un trallazo de Mata que acaba en gol. En uno de sus días raros, el ataque español siempre le transmite a la defensa rival el mensaje del púgil campeón al sparring novato, algo así como: «no te pongas tonto, chaval, que si me lo propongo te destrozo».

Ahora, cumplido el primer objetivo, hay margen, para lo que en anteriores clasificaciones no podíamos permitirnos, para probar e introducir innovaciones en la fórmula. También para que los muchos futbolistas que sueñan con participar en una empresa que se aventura gloriosa, la de España en Sudáfrica,  se ganen jornada a jornada la confianza del selccionador. Eso sí, seas cuáles sean los cambios, habrán de ser siempre sin traicionar el precepto que en una frase redonda, impropia de un futbolista al uso, enunció el barcelonista Piqué: «Las ideas nos han hecho campeones». Benditas sean, pues, esas ideas.

Compartir

ABC.es

La nariz de Tassotti © DIARIO ABC, S.L. 2009

Recuerda el pasado, disfruta el presente y sueña el futuro de la Roja con ABC.esMás sobre «La nariz de Tassotti»

Etiquetas
Twitter
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Aug    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31