Argentina: a las puertas del cambio

Publicado por el Nov 2, 2015

Compartir

 

mauricio-macri--644x362

 

El próximo 22 de noviembre los argentinos elegirán al presidente que conducirá el destino del país los próximos cuatro años, en un balotaje que se presenta electrizante. El pueblo argentino deberá elegir entre la continuidad del modelo kirchnerista encarnado por la candidatura de Daniel Scioli o la alternativa de cambio liderada por Mauricio Macri.

Por primera vez se celebrará una segunda vuelta electoral en la Republica Argentina. Ninguna encuesta había vaticinado que el pasado domingo la diferencia entre el candidato más votado y el segundo sería menor de tres puntos porcentuales. Sin embargo, la realidad se impuso frente a todos los sondeos que auguraban una holgada ventaja en favor del candidato oficialista y los resultados finales terminaron por otorgarle a Daniel Scioli el 36,86% de los votos, y a Mauricio Macri el 34,33%.

Estas cifras representan un auténtico cimbronazo para el actual gobierno y especialmente para su candidato, porque esperaban un mayor caudal de votos y una ventaja amplia con respecto al segundo. En cambio, para Mauricio Macri y su proyecto los porcentajes constituyen un poderoso impulso, en gran medida por el efecto psicológico que derrama en la sociedad la sensación de que el camino del cambio se ha iniciado.

Así las cosas, el apoyo del electorado de Sergio Massa, quien ocupó el tercer lugar, con un 21,34% de los votos, será decisivo para obtener el triunfo final. Si dos de cada tres ciudadanos que optaron por votar a Sergio Massa en primera vuelta eligieran a Mauricio Macri en esta segunda vuelta, éste obtendría la presidencia sin problemas. Se trata, en principio, de una meta alcanzable y hasta incluso lógica para Mauricio Macri, puesto que el grupo de votantes de Sergio Massa que demandan un cambio de rumbo político parece ser el mayoritario.

Asimismo, Mauricio Macri obtuvo el domingo de la primera vuelta  una importantísima victoria. El peronismo pierde la batalla electoral en su principal bastión, la provincia de Buenos Aires, donde gobernaba desde 1987 y en la que se concentra nada más y nada menos que el 37% de los votantes de toda la nación. María Eugenia Vidal, la candidata de Cambiemos, el frente liderado por Mauricio Macri, se alzó con un triunfo épico la madrugada del domingo frente al candidato kirchnerista, Aníbal Fernández. El mayor distrito del país, por primera vez, será gobernado por una mujer.

Por otro lado, todo parece indicar que, tras la perplejidad generada por los resultados, no tardarán en llegar los cortocircuitos, los reproches y los ajustes de cuentas dentro de las filas kirchneristas. Seguramente, los sectores más duros del oficialismo cargarán sus tintas contra el candidato Daniel Scioli y su alejamiento del relato oficial, mientras que el círculo íntimo del candidato apuntará precisamente a un argumento diametralmente opuesto para explicar estos resultados tan inesperados. La mayor o menor ferocidad de esa tensión determinará la capacidad o no de un candidato golpeado por un resultado mucho peor de lo que esperaba para levantarse de la lona.

No obstante, es política y, por tanto, el escenario sigue abierto. De hecho el terremoto del domingo ha logrado mover, en menos de veinticuatro horas, una pieza tectónica importante: ante el resultado, Daniel Scioli manifestó que está dispuesto a debatir antes de la segunda vuelta, y Macri recogió el guante sin problemas. Es una gran noticia: por primera vez habrá un debate presidencial cara a cara en Argentina. Cabe recordar que en la primera vuelta un confiado Scioli decidió no participar del debate, dejando el atril vacío.

Hace treinta y ocho años nací en un país que atravesaba una sanguinaria dictadura, sin libertades ni pluralismo político, en ese momento, solo tres países de América Latina contaban con democracias. Hoy, podemos estar orgullosos, tanto los argentinos como la mayoría de los latinoamericanos, de poder acudir a las urnas y elegir a nuestros mandatarios. La democracia, el pasado domingo, se ha visto enriquecida con un modelo competitivo donde la alternativa demuestra que tiene capacidad de ganar.

Seguro que son muchos los retos y desafíos a los que tendrá que hacer frente el nuevo Gobierno –una economía en problemas, la pérdida de relevancia en el escenario internacional, la necesidad de atraer inversiones, la creciente inseguridad ciudadana o el déficit en materia de infraestructuras–, pero menos de un mes nos separa de la decisión final del pueblo argentino, que parece estar determinado por la fuerza del cambio.

 

Este artículo fue publicado como análisis en la página de la Fundación Faes el día 27 de octubre

Compartir

ABC.es

Momento Americano © DIARIO ABC, S.L. 2015

Un espacio para la actualidad Latinoamericana. Relatos que mantienen el vínculo entre las dos orillas del Atlántico combinando análisis con información.Más sobre «Momento Americano»

Categorías
Etiquetas
noviembre 2015
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30