¡Crear o Morir!, un alegato necesario por la Innovación en América Latina

Publicado por el Jun 10, 2015

Compartir

 

image_1165_1_174421

 

En ¡CREAR O MORIR! La esperanza de Latinoamérica y las cinco claves de la innovación, el analista político Andrés Oppenheimer nos vuelve a ofrecer una didáctica investigación en la que, combinando inteligencia con una buena dosis de optimismo, revela no sólo las razones de por qué América Latina no destaca en materia de innovación sino también cuáles serían las claves necesarias para poder promoverla y así poder estimular el talento en nuestras sociedades.

La región se enfrenta a un déficit en el desempeño productivo, producto del pobre desempeño en materia de innovación. Por ejemplo, en materia de patentes internacionales de nuevos inventos, Estados Unidos registró 57,000 patentes ante la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) de las Naciones Unidas el año pasado, y Corea del Sur —un pequeño país que hace sólo cinco décadas era más pobre que la mayoría de los países latinoamericanos— registró 12,400 patentes.

En comparación, todos los países de América Latina y el Caribe juntos registraron cerca de 1,200 patentes, o sea, menos del 10 % que las que registró Corea del Sur ante esa organización. (Brasil registró 660, México 230, Chile 140, Colombia 80, Argentina 26, Panamá 18, Perú 13, Cuba 9 y Venezuela 1). Asimismo, de todos los recursos del mundo que se invierten en investigación y desarrollo de nuevos productos, sólo el 2,4 por ciento se invierte en América Latina. Mientras que el 37,5 por ciento de la investigación mundial se invierte en los Estados Unidos y Canadá, el 32,1 por ciento en la Unión Europea, y el 25,4 por ciento en Asia.

Para abordar su investigación, Andrés Oppenheimer emprende un fascinante viaje, en él recorre y se detiene en aquellos casos de rutilante éxito en materia de innovación protagonizados por hispanos. Se trata de casos como el del peruano Gaston Acurio, que es propietario de una cadena de 40 restaurantes peruanos en 11 países y que popularizó la gastronomía de su país en todo el mundo; el del mexicano Jordi Muñoz, el CEO de 3D Robotics, una de las principales empresas de drones comerciales; Rafael Yuste, el científico español que revoluciona la neurociencia diseñando un mapa que nos podrá mostrar la actividad cerebral. Además, incluye en el relato invenciones con un fuerte componente social como las del chileno Alfredo Zolezzi, que ha inventado un novedoso sistema de purificación de agua o las del guatemalteco Luis Von Ahn, fundador de Duolingo, un modelo de enseñanza de idiomas del que ya se benefician medio centenar de millones de personas en el mundo. Oppenheimer también cita a Salman Khan, que causa furor en YouTube, creador del sitio web Khan Academy donde propone las “escuelas al revés”, en las que los niños reciben el conocimiento en casa y van a la escuela a hacer sus tareas.

En su viaje también se detiene en el fascinante mundo de las impresoras 3D. No se trata de una digresión pues Oppenheimer sugiere que nos encontramos ante las puertas de un nuevo paradigma que, aunque de forma gradual, exigirá a las economías repensar toda su estructura económica y productiva.

Para finalizar el libro, el autor detalla cinco claves para mejorar la innovación en América Latina que considerablemente sintetizadas pueden enunciarse de la siguiente manera:

  1. Impulsar una cultura de innovación en la que se glorifique y venere a los creadores
  2. Fomentar la educación para la innovación.
  3. Derogar las leyes que matan la innovación.
  4. Estimular la inversión en innovación.
  5. Globalizar la innovación.

 

Andres Oppenheimer también subraya que la emigración y el movimiento de personas va a continuar, les guste o no a los países exportadores de cerebros. De manera que América Latina debería empezar a sacarles provecho porque los países ya no competirán por territorios, sino que lo harán por talentos. En la nueva economía global, la ‘circulación de talento’ puede ser una ganancia para todos.  Este enfoque moderno y abierto que apunta también a un desarrollo del talento que va mucho más allá de la educación formal, al incluir la capacitación a lo largo de toda la vida de la persona, es muy bienvenido. Pues sólo a través del estímulo de las capacidades individuales y con esta visión integral, podrán las naciones lograr un auténtico crecimiento y una mayor innovación tecnológica, con sostenibilidad y bienestar social.

Una vez más, el autor de Cuentos Chinos y Basta de historias con su característica prosa incisiva y perspicaz nos ofrece un texto de referencia que, con una visión moderna, contiene recomendaciones prácticas y viables para estimular el potencial creativo latente de América Latina.

*En el próximo número de la revista trimestral “Cuadernos de Pensamiento Político” que se publicará este verano el lector encontrará también una reseña ampliada de este libro de lectura indispensable.


Compartir

ABC.es

Momento Americano © DIARIO ABC, S.L. 2015

Un espacio para la actualidad Latinoamericana. Relatos que mantienen el vínculo entre las dos orillas del Atlántico combinando análisis con información.Más sobre «Momento Americano»

Categorías
Etiquetas
junio 2015
M T W T F S S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930