La hora de las ciudades

Publicado por el may 8, 2015

Compartir

a pie 2

Diversos estudios prevén que en el año 2030 el 80% de la población mundial vivirá en ciudades. Iberoamérica alcanza esa cifra en la actualidad. Las 40 mayores regiones urbanas del mundo ocupan una diminuta fracción de la superficie habitable de la Tierra y acogen al 18% de la población mundial, colaboran con más del 60% de la actividad económica del planeta y suponen alrededor del 85% de la innovación tecnológica y científica. Seis de las 25 mayores áreas urbanas del mundo, que superan los 10 millones de habitantes, se encuentran en Iberoamérica.

Las ciudades y las regiones pueden impulsar, desde la Administración, ventajas competitivas para ciertas actividades. Cabe recordar que, tradicionalmente, eran importantes las denominadas ventajas comparativas, es decir, aquellas relativas a la geografía, la naturaleza, o el clima. Sin embargo, en el nuevo paradigma económico influyen con mayor gravitación las denominadas ventajas competitivas creadas por el hombre y esto sucede especialmente en el ámbito de las ciudades.

Desde la política urbana y desde el diseño y renovación de las ciudades se puede aportar un soporte básico para la competitividad de las empresas y también para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Las ciudades mejor gobernadas son cada vez más los motores de la economía y del desarrollo; las unidades básicas para competir, cooperar y desarrollar socialmente a los ciudadanos; y la expresión de la integración entre espacio, territorio, economía, gobierno y sociedad, con una perspectiva global.

Los denominados “territorios Inteligentes” son aquellos que enfocan los retos y riesgo de la globalización y potencian las ventajas locales para competir y generar desarrollo social sostenible y económico. Se trata de ciudades innovadoras capaces de encontrar un equilibrio entre los aspectos de competitividad económica, desarrollo institucional, cohesión y desarrollo social, seguridad ciudadana y sostenibilidad ambiental y cultural. Asimismo, son aquellas que logran incorporar las TICs en su vida cotidiana para mejorar la calidad de vida, la productividad y el desarrollo, generando lo que se da en llamar “ecosistema digital”.

Por otro lado, América Latina continua muy retrasada en materia de infraestructuras. Este atraso es especialmente visible en el transporte y en las deficientes redes de comunicación; en la baja capacidad de generar energía para abastecer la demanda creciente; y en los servicios deficientes de agua y saneamiento. A las infraestructuras de este último sector a los que solamente se ha venido destinando un 0,3% del PIB, un déficit que acarrea un coste cercano al 1% del PIB en gasto sanitario.

A continuación se exponen algunas de las recomendaciones recogidas en el documento Comunidad Iberoamericana: La hora de la Competitividad, que tuve la responsabilidad de dirigir con el apoyo de Microsoft, junto al Foro Iberoamericano Siglo XXI y que ha sido presentado en las principales ciudades de América Latina:

  • Definir una visión o proyecto de territorio inteligente consensuado, producto de un ejercicio de liderazgo participativo entre los actores sociales, políticos y económicos, y comprometerse a todos los niveles para llevarlo a cabo.
  • Convertir en una prioridad a las ciudades y a los entes locales. Las ciudades son los ámbitos donde se concentran los problemas y también las oportunidades. La infraestructura es clave para la calidad de vida de la población urbana, donde se concentra el 80% de la población latinoamericana.
  • Incorporar a las autoridades locales y regionales al proceso decisorio en materia de inversión en infraestructuras, al ser las instancias que se hallan más próximas al ciudadano y que mejor conocen sus necesidades.
  • El hecho de que algunas metrópolis latinoamericanas estén formadas por una inextricable red de municipios, circunstancia que dificulta la adopción de políticas comunes, constituye un obstáculo a superar.
  • Crear plataformas que favorezcan la difusión de soluciones técnicas entre administraciones interesadas, evitando la búsqueda aislada o la falta de contraste de soluciones planteadas: cuanta más información se haga disponible a los potenciales beneficiarios de nuevas soluciones o necesidades (por ejemplo, la sostenibilidad y sus requisitos) más mercado potencial y moderno se abrirá e, idealmente, más barato será acceder a soluciones modernas.
  • Entender, preservar y potenciar los activos naturales y culturales y sus singularidades mediante la intervención positiva en el medioambiente, incluyendo las zonas de patrimonio histórico y cultural.
  • Adoptar un urbanismo innovador que potencie las singularidades del territorio y una política que transforme dichas singularidades en ventajas competitivas, principalmente la atracción y retención de talento e inversiones, fomentando las alianzas público – privadas y entendiendo el contexto de cooperación y competencia entre ciudades.
  • En el transporte urbano: avanzar hacia un nuevo paradigma que asegure la movilidad en un marco de sostenibilidad ambiental, económico-financiera y social.
  • Potenciar inclusión y cohesión social de todos los ciudadanos mediante un diseño urbano orientado a la interrelación, la optimización del espacio público, participación de los ciudadanos, la renovación urbana y una adecuada dotación de equipamientos.
  • Desde una amplia visión de política pública, adecuar las estructuras y modelos de políticas públicas a las nuevas posibilidades que permiten las nuevas tecnologías y los nuevos modelos de gestión para mejoras en eficiencia administrativa, confiabilidad, transparencia y acceso a la información. Aplicar innovación fiscal que facilite el acceso al crédito y la posibilidad de creación de alianzas que permitan acceder a mercados financieros.
  • Crear una cultura de aprendizaje continuo e innovación fortaleciendo el acceso y la colaboración con los centros de conocimiento propios y los disponibles globalmente para todos los ciudadanos, particularmente los jóvenes.
  • Acercarse a puertas de acceso a la economía y al mundo global tejiendo conexiones que faciliten la participación activa en redes que aporten posicionamiento estratégico para las ciudades y sus emprendedores.
  • Eliminar barreras de tiempo, espacio, información y conocimiento mediante la adopción racional de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, con soluciones digitales de calidad que fomenten la economía creativa, el desarrollo social y el buen funcionamiento de la ciudad.
  • Integrar el mundo físico y el virtual. La adecuación integrada de la infraestructura urbana y tecnológica, asegurando la generación de nuevas sinergias, innovación social y la mejora permanente en las condiciones de calidad de vida que ofrece la ciudad.

Las ciudades desempeñan un papel cada vez mayor en la globalización. Este fenómeno se percibe de forma especialmente evidente en una región tan urbanizada como América Latina. A fin de que la región se incorpore plenamente al proceso de globalización es fundamental no perder de vista el papel dinamizador de la economía que ejercen las ciudades. Solo así se podrá dotar a aquellos que tienen responsabilidades de gobiernos a nivel local de agendas políticas racionales, que estén orientadas al buen gobierno y que potencien el desarrollo económico mediante el estímulo de las capacidades, virtudes y talento de sus ciudadanos.

Compartir

ABC.es

Momento Americano © DIARIO ABC, S.L. 2015

Un espacio para la actualidad Latinoamericana. Relatos que mantienen el vínculo entre las dos orillas del Atlántico combinando análisis con información.Más sobre «Momento Americano»

Categorías
Etiquetas
mayo 2015
L M X J V S D
« abr   jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031