Perspectivas latinoamericanas para el segundo semestre del año

Publicado por el Jul 25, 2014

Compartir

039 Guillermo

 

 

 

La mayoría de países de América Latina vienen sosteniendo altas tasas de crecimiento económico y han logrado sacar de la pobreza a millones de personas. En las dos últimas décadas ésta se ha visto reducida en más de veinte puntos. Por otro lado, la democracia en la región ha tenido avances considerables, puesto que tan solo 37 años atrás, sólo 3 países de región (Colombia, Costa Rica y Venezuela) eran democracias con los componentes esenciales del Estado de Derecho. Hoy, con las dramáticas excepciones de Cuba y Venezuela, la región es mayoritariamente democrática y ha fortalecido sus instituciones.

No obstante, la región muestra cierta perplejidad tras vivir un momento de euforia económica, se trataba de un frenesí que quizá haya sido precipitado, producto de los datos alentadores de la macroeconomía.

Ahora que instituciones como el FMI rebaja las proyecciones de crecimiento de la región, que estaban situadas en un 2,5% en abril y a un 2% para este año, convendría ser cautos. No es la primera revisión a la baja de este año; en abril el FMI ya había disminuido de 2,9% a 2,5 % el crecimiento previsto. Según el organismo, este recorte obedece principalmente a la ralentización de las dos economías más grandes de la región: México y Brasil. Asimismo, también han disminuido las expectativas para 2015, de 3% al 2,6%.

Entre las principales dificultades a las que se enfrenta América Latina caben destacar las siguientes:

  • Es cierto que se ha conseguido generar una base de clases medias más ancha, pero esta parece ser frágil y con riesgo de caer en fenómenos de vulnerabilidad ante cualquier turbulencia económica.
  • Otra de las grandes debilidades de la región es su incapacidad para resolver el problema de la violencia ciudadana es sus diferentes frentes: crimen organizado, narcotráfico, violencia en el ámbito familiar y juvenil o los secuestros.
  • Por otro lado el déficit de infraestructuras hace necesario emprender un ambicioso plan de reformas que faciliten la construcción y modernización de éstas para fortalecer la economía, mejorar el de vida de los ciudadanos y acelerar una integración efectiva tanto a nivel nacional como regional.

Entre las fortalezas continúan destacando los siguientes fenómenos que han marcado el escenario iberoamericano:

  • En primer lugar, el impulso que sigue teniendo la Alianza del Pacífico: un mecanismo de integración de base geográfica, aunque apoyado en valores atlánticos además de abierto, pragmático y útil. Los  países que forman parte de la alianza: Chile, Perú, Colombia y México tienen una población conjunta de más de 200 millones de personas, la mitad de las exportaciones de la región, dos billones de dólares de PIB, un Producto Interno Bruto combinado que ocuparía el octavo lugar en la clasificación de las economías más grandes del mundo.
  • En segundo lugar se puede señalar al auge de la multilatinas, otro fenómeno con cada vez mayor relieve y con un importante potencial de crecimiento. Las multilatinas son aquellas empresas que teniendo un origen iberoamericano trascienden sus fronteras. Su número crece y está modificando la fisonomía del tejido empresarial iberoamericano.
  • Otro fenómeno a tener en cuenta y que puede representar una madurez política del electorado es la paradoja representada por aquellas elecciones presidenciales en las que obtiene la victoria el candidato opositor, aunque los números económicos durante la gestión de gobierno hayan sido francamente positivos. Lo que viene a demostrar que la economía no basta para ganar elecciones y que es necesaria una narrativa política dirigida a una clase media cada vez más exigente. La experiencia de Chile y el “susto” que se llevó el oficialismo en la primera vuelta de las elecciones de Colombia son ilustrativos.

Será un segundo semestre, este del 2014, que podrá mover el tablero regional con citas electorales especialmente relevantes para el Mercosur.

En Brasil, las elecciones presidenciales serán en octubre, y aunque la mayoría de las encuestas siguen dando como ganadora a Dilma Rousseff, la intención de voto y la popularidad de la mandataria brasileña no ha hecho más que disminuir en este semestre. Por el lado de la oposición destacan Aecio Neves, nieto de la emblemática figura de Tancredo Neves, y el Gobernador de Pernambuco, Eduardo Campos. Las protestas sociales y la preocupación derivada de los bajos índices de crecimiento y del sobre-endeudamiento, tanto público como privado, han encendido las alarmas de la posibilidad, difícil, pero no imposible, de la victoria de una alternativa a la derecha de Dilma en la segunda vuelta. En Uruguay, el Frente Amplio tampoco tiene garantizado el triunfo, dado el crecimiento del renovador candidato del partido Nacional Luis Lacalle (hijo), el estancamiento de Tabaré Vázquez en las encuestas y un potencial apoyo directo de los votos del Partido Colorado en segunda vuelta al jóven Lacalle Pou. Por otro lado, se espera un cambio de sentido político también en las elecciones argentinas del año próximo.

Por último, en la segunda parte del año se celebrará en Veracruz, México, la Cumbre Iberoamericana. Este foro marcará un antes y un después en la Comunidad Iberoamericana de Naciones, especialmente en las relaciones entre España y los países de la región. España estará representada por un nuevo rey que es el español que mejor conoce Latinoamérica. La comunidad lo tiene todo a su favor para ganar.  Sin embargo, alcanzar el éxito exige trabajar en una agenda pragmática que, de forma muy propositiva, aborde cuestiones viables, como un espacio común de conocimiento   que dote a la región de una plataforma para el intercambio de profesores, alumnos y emprendedores; una política de visados y migratoria común para el libre tránsito de trabajadores; la importancia de la seguridad jurídica y la protección de inversiones; o la armonización del derecho para facilitar el establecimiento de empresas.

El momento de América Latina es de incertidumbre, en mundo complejo, multipolar, en conflicto y carente de liderazgos. Una vez más, las naciones latinoamericanas se enfrentan al dilema: escoger el camino del aislamiento, el populismo y el incumplimiento de las reglas, perdiendo así el tren de las oportunidades que ofrece la globalización; o por el contrario, dotarse de más democracia, más economía libre y mayor respeto por el Estado de derecho, requisitos fundamentales para emprender la senda del progreso y del bienestar.

Compartir

ABC.es

Momento Americano © DIARIO ABC, S.L. 2014

Un espacio para la actualidad Latinoamericana. Relatos que mantienen el vínculo entre las dos orillas del Atlántico combinando análisis con información.Más sobre «Momento Americano»

Categorías
Etiquetas
julio 2014
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031