Cuando las encuestas se equivocan

Publicado por el May 7, 2014

Compartir

En lo que va del 2014, se han celebrado en América Latina tres elecciones presidenciales, todas ellas en Centroamérica.  Hemos asistido a la victoria en El Salvador de un candidato de izquierda, el ex guerrillero Salvador Sánchez Cerén, al triunfo de un representante de centroizquierda moderada, Luis Guillermo Solís en Costa Rica, y por último a la elección de Juan Carlos Varela, líder del conservador Partido Panameñista, en Panamá.

En estas tres convocatorias electorales se dieron resultados que no eran los previstos de acuerdo a las encuestas.  En Costa Rica fue electo Luis Guillermo Solís, triunfando así un político que estaba muy atrás en los sondeos. Las miradas estaban dirigidas hacia el candidato oficialista, Johnny Araya, y José María Villalta, del Frente Amplio.

En El Salvador también hubo sorpresa. Ninguna encuesta predijo que Arena perdería en segunda vuelta solamente por 6000 votos, al lograr atraerse a aquellos electores que se inclinaron en primera vuelta por Tony Saca.  En Panamá, partía como favorito el candidato José Domingo Arias, hombre de confianza del presidente Martinelli. Sin embargo finalmente obtuvo la victoria el opositor Juan Carlos Varela, y lo hizo por siete puntos de diferencia.

¿Por qué se dieron estos resultados sorprendentes?

Tres de los mayores errores quizá hayan sido los siguientes:

  • en primer lugar, subestimar al elector y dar por hecho en los resultados de las muestras preliminares que un alto número de personas indecisas se comportaría de igual manera que aquellos que tenían decidido su voto. Ello parece no tener sentido en sociedades volátiles y vivas; y aboca a un margen de error alto.
  • el segundo error ha sido no tener en cuenta la posibilidad de que los candidatos en países de pequeñas dimensiones pudiesen hacer campaña casa por casa y dar así, silenciosa y subrepticiamente, la vuelta a los sondeos.
  • Por último, estamos en presencia de estructuras partidarias frágiles y por tanto ante un electorado menos fidelizado y susceptible de cambiar su decisión radicalmente hasta el mismo día de la elección.

Lo sucedido en estas tres elecciones confirma la escasa precisión de las encuestas electorales llevadas a cabo este año en América Latina, y constituye un aviso de los errores de pronóstico en que los analistas pueden incurrir si se guían exclusivamente por la información dudosa que ofrecen sondeos como los citados.

Las conclusiones que cabe extraer de estos procesos electorales son dos. La primera, que la madurez democrática de la región ha propiciado el surgimiento de un electorado cambiante y exigente, que tal vez no se ajuste a los patrones aplicados en el pasado. La segunda, que ese electorado voluble puede terminar renunciando al continuismo, independientemente de lo exitosa que haya sido la gestión del gobernante en ejercicio, para decantarse por alternativas no rupturistas. Especialmente si esa buena gestión no se ve acompañada por un relato político sugestivo.

 

Compartir

ABC.es

Momento Americano © DIARIO ABC, S.L. 2014

Un espacio para la actualidad Latinoamericana. Relatos que mantienen el vínculo entre las dos orillas del Atlántico combinando análisis con información.Más sobre «Momento Americano»

Categorías
Etiquetas
mayo 2014
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031