Comunidad Iberoamericana: nuevo impulso en la SEGIB

Publicado por el mar 30, 2014

Compartir

Rebeca Grynspan ha sido designada como la nueva responsable de la Secretaría General Iberoamericana. Es costarricense y abundan las credenciales para la responsabilidad que hoy le toca asumir. Fue ministra y vicepresidenta de su país y desarrolló programas al más alto nivel en organismos multilaterales. En sus funciones dentro de la CEPAL y como subsecretaria general y directora regional para América Latina y el Caribe del PNUD demostró tanto capacidad de gestión en organismos multilaterales como conocimiento de la región. En 2010 asumió la Secretaría General adjunta de las Naciones Unidas. Es economista, una formación que le otorga valor añadido para comprender mejor las claves de un mundo cada vez más exigente y complejo. Es la primera mujer al frente de la SEGIB, y, que sea una mujer la que tenga la responsabilidad de ocupar un lugar de alto mando y decisión es una muestra más del plausible avance de la igualdad de oportunidades en nuestra Comunidad. Rebeca Grynspan llega con la misión de otorgarle un nuevo impulso al sistema de cumbres iberoamericanas.

El legado recibido de Enrique Iglesias es sólido. Enrique le deja un organismo consistente para poder iniciar esta etapa. Fue un incansable luchador que, comprometido siempre por alcanzar acuerdos dentro de la Comunidad, nos ha mostrado la destreza de un estadista a la hora enfrentarse a los problemas. El uruguayo ha sido un líder que supo conjugar visión, gestión y liderazgo para poder templar sensibilidades políticas diversas durante todos estos años y así poder desarrollar proyectos ambiciosos y sugestivos. Jorge Alberto Lozoya, quién dirigió el primer intento formal de institucionalizar el sistema de cumbres en la entonces SECIB también merece un destacado elogio por las bases que fue sembrando durante la primer gestión.

El trabajo que tiene por delante Rebeca no es fácil. Sin embargo, existen poderosos activos para aprovechar. La realidad iberoamericana no es retórica pues se trata de una comunidad espontánea de hecho y de derecho. Aunque adquiere forma por primera vez en Guadalajara (México) en 1991 se trata de una comunidad preexistente. Es cierto que desde 1991, una mirada política amplia combinada con una voluntad integradora que se han mantenido en el tiempo han convertido a la Comunidad Iberoamericana de Naciones en una realidad institucional que ofrece más oportunidades a los que formen parte de ella. Una Comunidad que tiene todo para ser un actor global de primer orden.

La comunidad iberoamericana es una realidad social, económica y cultural trazada a lo largo de la historia. Somos 650 millones de personas, el 10 por ciento de la población mundial que compartimos lengua, cultura y una visión del mundo que nos hace plenamente identificables. Además, constituimos una gran Comunidad de Derecho, fruto de una realidad heredada pero viva y plenamente vigente para poder dar respuestas efectivas a los retos de la globalización. No se puede omitir, por ejemplo, que nuestro Producto Interior Bruto combinado es semejante al de China, la segunda economía del mundo.

En la Comunidad Iberoamericana quizá compartamos más cosas que nunca en nuestra historia, pero nunca como ahora hemos compartido también tantos desafíos: tenemos el mismo desafío educativo, idéntico reto energético, y la seguridad nos preocupa por igual. Quienes formamos parte de esta comunidad hemos aprendido a hacer cosas juntos a lo largo de los años. Sobre todo lo han demostrado nuestras empresas con el auge de las multilatinas y nuestros compatriotas que han emigrado a un país de la comunidad o a otro.

Se abre una etapa dentro de la secretaría marcada por desafíos importantes. Por ejemplo sería de enorme valía conseguir un espacio común iberoamericano del conocimiento que impulse la movilidad de alumnos, profesores, investigadores o becarios con el objeto de potenciar los ecosistemas de talento, innovación y creatividad; y también redoblar esfuerzos para derribar trabas a los emprendedores y a las empresas que aspiran a superar fronteras con el objeto de internacionalizarse.

La SEGIB y la Comunidad Iberoamericana representan la instancia más idónea para volcar los esfuerzos en ámbitos que le son muy propios: el cultural, el empresarial y el dedicado a la educación. Con este nuevo ciclo, la nueva Secretaria General tiene la oportunidad de asumir un fuerte protagonismo, dotar de un contenido viable y práctico a las Cumbres y, en definitiva, otorgarle un mayor vigor a la agenda de nuestra Comunidad.

Compartir

ABC.es

Momento Americano © DIARIO ABC, S.L. 2014

Un espacio para la actualidad Latinoamericana. Relatos que mantienen el vínculo entre las dos orillas del Atlántico combinando análisis con información.Más sobre «Momento Americano»

Categorías
Etiquetas
marzo 2014
L M X J V S D
    abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31