10.000 horas

Publicado por el Nov 16, 2017

Compartir

Distintos investigadores han estudiado la teoría de las 10.000 horas , es decir, la relación entre el rendimiento en una actividad y el tiempo de práctica que se necesita para dominarla. Es muy conocido el ejemplo de Los Beatles, y cómo abandonaron su Liverpool natal, donde escaseaban la posibilidad de actuar en conciertos, para trasladarse a Hamburgo, donde durante años tocaron en pubs seis horas diarias siete días a la semana. Acumularon de esta manera, en relativamente poco tiempo, una cantidad de conciertos que muchas bandas actuales no alcanzarán en toda su carrera.

Fue sin embargo el sociólogo británico Malcolm Gladwell el que popularizó esta teoría en su libro “Outliers” (Los fuera de serie, en español) aplicándola a distintos ámbitos como la música, los deportes o los negocios. Demostrando que, además de un cierto talento innato, todas aquellas personas de alto rendimiento, cualquiera que fuera su actividad, habían dedicado un número significativo de horas a practicar y mejorar.

La compañía GE, una de las más grande y mejores del mundo, lanzó a principios de este siglo un estudio sobre las mejores empresas según su rendimiento. El denominador común que se encontró es que todas ellas valoraban el nivel de experiencia de sus ejecutivos. De esta manera, se consideraba que “las áreas de negocio más exitosas en GE eran lugares donde los lideres habían estado mucho tiempo”.

En el mundo donde vivimos, por el contrario, parece imponerse la idea de “cuanto más deprisa mejor”. Estudiar poco y rápido, crear una start-up, venderla pronto y vivir de las rentas es una filosofía emergente entre los jóvenes. Estudiar ocho horas cada día cinco días a la semana son cinco años para conseguir las 10.000 horas. Es decir, en el sistema universitario actual se necesitan un grado de cuatro años y uno más de máster para alcanzarlas. Pregúntenle si no a todos aquellos doctores que hicieron su tesis doctoral y verán cómo todos le dedicaron un tiempo muy significativo para conseguirlo.

La receta del éxito es sencilla: unos gramos de talento innato (IQ), algunos kilos de sentido común e inteligencia emocional (EQ) y muchas, muchas horas de perseverancia, pasión, esfuerzo y disciplina. En definitiva, trabajo. Todo ello solo es posible si realmente se siente amor por lo que se hace. De esta manera, el trabajo deja de ser una maldición y se convierte en una actividad placentera.

Compartir

Siguiente

ABC.es

siempre aprendiendo © DIARIO ABC, S.L. 2017

Miguel Carmelo, Presidente de la Universidad Europea, da su versión sobre el panorama actual de la educación... Más sobre «siempre aprendiendo»

Categorías
Etiquetas
Calendario
noviembre 2017
M T W T F S S
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930