Pesimistas

Publicado por el ene 31, 2017

Compartir

No me gustan los pesimistas, dan mala suerte. Nunca he creído eso de que un pesimista es un optimista bien informado. Por el contrario, siempre he pensado que lo que hace un pesimista es distorsionar la información hacia lo que le parece “peor”. Es más, desde el punto de vista del liderazgo, siempre he argumentado que un líder no puede ser pesimista porque nadie le seguiría.
Sin embargo, el pesimismo parece haberse instalado en nuestras vidas últimamente y los pesimistas son más escuchados que nunca. Profetas de lo negativo y el desastre proliferan en los medios anunciando las peores atrocidades. Diría que, incluso, parece que se han puesto de moda porque a menudo, ser pesimista hoy se confunde con profundidad e inteligencia.
Es verdad que se apoyan en algunos signos preocupantes. La movilidad social –definida como la creación de nuevas clases medias y la mejora del bienestar generación a generación, símbolo del progreso social en la segunda parte del siglo XX– parece haberse detenido y muchos países occidentales han experimentado un empobrecimiento de las clases medias y un aumento de la desigualdad en lo que va de milenio. Por su parte, el fenómeno social y económico de la globalización, que prometía la expansión del bienestar social y la democracia en todos los rincones del planeta, se ve hoy cuestionado por populismos y nacionalismos de diverso signo, incluso allí donde parecían definitivamente erradicados. Y, al mismo tiempo, la educación no acaba de ser la herramienta de corrección social que muchos pensábamos; de hecho, su concepción ideológica y adoctrinadora sigue siendo una tentación para muchos de sus responsables. Pero, aun así, el pesimismo no es la respuesta.
La solución, como siempre, pasa por el trabajo; empezando por la necesaria aparición de nuevos líderes sociales y políticos que desde una concepción optimista del individuo y la sociedad visionen el futuro. Es una tarea colectiva, de trabajo en equipo en un lugar común que es el planeta tierra, cuyos recursos debemos aprender a respetar y compatibilizar con el progreso. En un lugar donde la innovación y las nuevas tecnologías son el motor del desarrollo y de mejora de las condiciones de vida de millones de ciudadanos y donde la educación, como decía Mandela, es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

Compartir

ABC.es

siempre aprendiendo © DIARIO ABC, S.L. 2017

Miguel Carmelo, Presidente de la Universidad Europea, da su versión sobre el panorama actual de la educación... Más sobre «siempre aprendiendo»

Categorías
Etiquetas
Calendario
enero 2017
L M X J V S D
« dic   feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031