Sacarnos los colores

Publicado por el oct 7, 2015

Compartir

Recientemente ha venido un nuevo informe de la OCDE a “sacarnos los colores”. Según los datos publicados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, los jóvenes españoles tardan hasta seis años en encontrar un empleo indefinido, frente a los dos años que necesitan los daneses entre 15 y 24 años para firmar un contrato fijo. Además, mientras que en la mayoría de países vecinos los contratos temporales parecen solo el primer escalón hacia una clara estabilidad laboral, en nuestro país se han vuelto redes de las que parece difícil escapar. España tiene la mayor tasa de jóvenes trabajando en empleos a tiempo parcial o 'minijobs' (22%), frente al promedio de la OCDE, de un 4%. Una situación que no desean pero a la que se ven abocados por las circunstancias del mercado en la actualidad. Hemos vivido una profunda crisis de la que parece que estamos saliendo. 

Todas las crisis suponen un parón, pero ésta además presume una verdadera transformación, pues hay cosas que nunca volverán a ser como antes fueron. La recesión económica y los recortes presupuestarios dan voz a la idea de que el Estado no puede seguir soportando los niveles de sanidad, educación, vivienda y seguridad social que definen nuestro “bienestar”. Pero la buena noticia es que tenemos la solución en nuestra mano. Es el momento de transformar nuestro estado del bienestar en una “sociedad del bienestar”.

Parece que ahora empezamos a darnos cuenta de la importancia que tiene ofrecer a nuestros jóvenes un futuro donde el empleo sea un horizonte cierto y no una rara posibilidad al alcance de la suerte o de la emigración a otras latitudes. Pero, a la vista de los últimos resultados, parece que no estamos siguiendo el camino más adecuado. Estamos afrontando un problema global que probablemente requiera un análisis más profundo que el que implica simplemente volver a la senda del crecimiento económico.

Por nuestra parte, desde la Universidad, tenemos un papel muy importante que jugar en esta nueva batalla. Basta ya de continuar ensimismadas en endogámicas preocupaciones, al margen precisamente de lo que más preocupa a los jóvenes: el empleo. O, lo que aún es peor, al margen de la responsabilidad que como universidad nos corresponde sobre el mismo.

La educación es la vía más rápida para afrontar el paro, pero hay que replantearse el sistema de principio a fin. Precisamente el último informe de la OCDE, Estrategia de Competencias, realiza un diagnóstico sobre la preparación y las habilidades que deberían de tener los trabajadores españoles para asegurar el crecimiento económico del país. Denuncia abiertamente el desajuste entre la preparación de los trabajadores y lo que demanda el mercado laboral.
En ese sentido, no sólo las universidades debemos de tomar nota, también las empresas y los empresarios tienen un papel fundamental. Nuestra sociedad necesita empresas comprometidas, valores que deben mantenerse imperturbables sea cual sea el contexto. Las buenas prácticas como son la transparencia, la generación de un buen clima laboral y la posibilidad de ofrecer a los trabajadores una buena carrera profesional son esenciales.

Unos jóvenes formados en la universidad, pero también en la empresa, serán capaces de pensar por sí mismos en beneficio propio y de los demás. Y, sobre todo, crearán valor en sus compañías y se harán necesarios en ella. Serán también mejores profesionales y aportarán mayor valor a la sociedad.

Compartir

ABC.es

siempre aprendiendo © DIARIO ABC, S.L. 2015

Miguel Carmelo, Presidente de la Universidad Europea, da su versión sobre el panorama actual de la educación... Más sobre «siempre aprendiendo»

Categorías
Etiquetas
Calendario
octubre 2015
L M X J V S D
« sep   nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031