Tsunami vital

Publicado por el Sep 1, 2015

Compartir

¿Qué quiero realmente? ¿Qué se interpone en mi camino para conseguirlo? ¿Qué me impide afrontar ese obstáculo? Ante estas cuestiones, un compañero de viaje hace acto de presencia. Estoy hablando del miedo. Quizás miedo a equivocarnos, pero miedo que nos paraliza. Y con él deben surgir, según los expertos, otros interrogantes para ayudarnos a salir de esa situación de malestar. ¿Qué es lo peor que puede ocurrir si tomo la decisión que me conduce a mi deseo? ¿Cuál es el mejor resultado que puedo obtener si me pongo en marcha?

Y es que la mente humana tiene una capacidad incuestionable de fabular e imaginar situaciones no acontecidas y sacar conclusiones de lo que podría haber ocurrido si todo hubiera sido real. De ahí que se haga tan importante cultivar un espíritu que transforme esta capacidad inventiva temerosa, y muchas veces demoledora, en una extraordinaria habilidad. Ésa que utilizan los grandes pensadores para inventar el futuro y liderar el tránsito del resto de la sociedad hacia él. Ésa es la pasta de la que están hechos los líderes.

Estoy hablando del emprendimiento. No es sólo emprendedor el que crea una empresa. Ser emprendedor es una actitud, una habilidad, una competencia. Una forma de ser, de vivir y de pensar. Pero, sobre todo, de actuar. No tener miedo a virar el rumbo si esto significa atracar en el puerto que deseamos. Pero el emprendimiento es precisamente la gran asignatura pendiente de este siglo, necesaria para crear nuevas empresas, innovar dentro de las existentes y para aplicarla en su dimensión social. Actualmente la mayoría de las instituciones educativas no lo están incentivando y, en muchos casos, pasa de puntillas por los planes de estudio sin ser apenas mencionado.

No existen recetas mágicas para resolver el desempleo. Pero sí son necesarias estrategias conjuntas entre los distintos agentes sociales con responsabilidad, y sobre todo, con potencialidad para llevarlas a cabo. La administración pública tiene que poner en marcha políticas activas de empleo y las instituciones educativas debemos adaptar nuestros modelos para dar respuestas a las necesidades que van apareciendo en la empresa. Y estas empresas, que deben formar parte de las aulas, tienen más oportunidades que nunca si ven en los jóvenes una apuesta de valor. Lo que hace diferente a una compañía es su capital humano, porque las personas se han convertido en el centro del cambio.

Tenemos en nuestras manos una generación única. Con capacidad de crear y generar ideas; de trabajar en comunidad, de cambiar las cosas, de desenvolverse en contextos más ricos y diversos y con las herramientas para conectar con cualquier país. Un año más comenzamos un nuevo curso académico con el objetivo de formar a personas preparadas, con el compromiso de trabajar más y con ganas de una educación de calidad. Para que nuestros estudiantes se conviertan en excelentes profesionales y mejores personas. Que no teman a sus deseos. Que se armen de valentía para acometerlos. Si formamos a unos jóvenes capaces de afrontar desafíos, a pesar de los tsunamis vitales que se presenten, el progreso social está garantizado.

Compartir

ABC.es

siempre aprendiendo © DIARIO ABC, S.L. 2015

Miguel Carmelo, Presidente de la Universidad Europea, da su versión sobre el panorama actual de la educación... Más sobre «siempre aprendiendo»

Categorías
Etiquetas
Calendario
septiembre 2015
M T W T F S S
« Jul   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930