Limpiar el coche con nuestros hijos

Publicado por el jun 20, 2014

Compartir

Preparar el coche para las vacaciones no sólo implica las revisiones mecánicas habituales, como ya hemos comentado en otras ocasiones. La limpieza de la tapicería y del exterior de nuestro vehículo también debe ser parte de nuestra rutina antes de comenzar cualquier viaje, mejorando tanto la comodidad de toda la familia como nuestra salud.

Además, contar con los niños para esta actividad será beneficioso tanto para su desarrollo cognitivo y psicomotor, al aprender a realizar diversas actividades siempre adaptadas a su edad, como para hacerles partícipes de una labor, responsabilizándoles de pequeñas tareas, lo que les dará seguridad en sí mismos, al ver cómo son capaces de desempeñar esta actividad.

En primer lugar deberemos retirar la sillita infantil que llevemos instalada, ya que así facilitaremos la labor de limpieza, aprovechando también para limpiar el asiento de nuestro hijo.

Tras este pequeño cambio, debemos retirar las alfombrillas delanteras y traseras del vehículo. Sacudirlas y pasar la aspiradora por ellas será la manera más rápida y eficaz de eliminar toda la suciedad adherida.

En segundo lugar también deberíamos pasar la aspiradora por el suelo y los asientos, eliminando de esta manera el polvo acumulado, así como pequeñas piedrecitas o palitos que hayan podido pegarse a nuestros zapatos.

Tras hacer un repaso por estas zonas, es muy recomendable limpiar también los cristales por dentro, ya que muchas veces olvidamos esta práctica tras pasar por el túnel de lavado, que solo limpia la carrocería por fuera. En esta ocasión podemos decir a los niños que se encarguen, por ejemplo, de su propia ventanilla, una actividad sencilla y que no supone ningún riesgo, pero que les mantendrá entretenidos.

Sin embargo, en ocasiones cuando viajamos con niños podemos encontrarnos algunos elementos externos que hayan manchado la tapicería y necesitan un tratamiento especial. Dentro de esta categoría destacan por ejemplo los caramelos o chicles pegados al asiento. En este caso, un truco casero consiste en aplicar hielo sobre el chicle o caramelo para endurecerlo y posteriormente retirarlo con una pequeña espátula.

Si nuestro hijo ha vomitado, muy común cuando los pequeños se marean en el viaje, lo más recomendable es frotar con agua y jabón lo antes posible para eliminar la mancha y el olor. Si persisten tendremos que llevarlo a un lugar especializado.

Tan importante como limpiar el habitáculo es purificar el aire que respiramos durante nuestro viaje, por este motivo existen servicios de higienización del aire del coche, como Air Care de Midas, que elimina molecularmente agentes patógenos como bacterias, virus, gérmenes y moho. Es una tecnología completamente inocua puesto que no emplea productos químicos. Air Care elimina además el virus H1N1, causante de la gripe A que elimina molecularmente. Y es que no hay que olvidar que según indican estudios como los llevados a cabo por el miembro de la Society for Applied Microbiology y microbiólogo de la Aston University de Birmingham, el doctor Anthony Hilton, el coche es un lugar ideal para el anidamiento de bacterias y mohos como la BacillusCereus o los estafilococos, tan perjudiciales para la salud

Una vez que tenemos nuestro vehículo libre de manchas y gérmenes, ya solo nos queda disfrutar con nuestros pequeños de unas vacaciones de ensueño.

Compartir

ABC.es

Bebé seguro © DIARIO ABC, S.L. 2014

En este blog encontrarás toda la información necesaria para acceder al programa Bebé Seguro, cómo funciona, sus impulsores así como noticias e informaciones relevantes... Más sobre «Bebé seguro»

Etiquetas
Facebook
Twitter
Calendario
junio 2014
L M X J V S D
« may   jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30