La varicela, ¿dónde estamos?

Publicado por el Mar 19, 2015

Compartir

La varicela es una de las enfermedades exántematicas de la infancia. Se denominan así porque se manifiestan por medio de un exantema o erupción en la piel, de aparición más o menos súbita y se distribuyen por todo el cuerpo. Esta erupción está formada por distintos elementos: manchas, ampollas, puntitos,…

La varicela está causada por el virus varicela- zóster. Este permanecerá acantonado durante toda la vida en el organismo de las personas que pasaron esta enfermedad y, en una cuarta parte de la población y según algunas circunstancias, podrá reactivarse como un herpes zóster (la popular culebrilla).

En climas templados como el nuestro, la varicela suele presentarse entre el final de invierno y el principio de la primavera. Se transmite de persona a persona por el aire, mediante las gotitas que expulsa el enfermo al hablar, toser o estornudar y por contacto directo con el líquido de las ampollitas. Las costras no son contagiosas. La enfermedad es contagiosa desde dos días antes de aparecer la erupción hasta que todas las vesículas o ampollas se han convertido en costras. Empieza por un catarro simple hasta que aparecen las lesiones en la piel con fiebre que puede llegar a ser alta. Estas lesiones duran unos 5 días y en la varicela se caracterizan por coexistir en distintas fases de evolución (puntitos, manchas, ampollas transparentes y costras) por lo que se denomina “exantema en cielo estrellado”, afectan también el cuero cabelludo y las superficies mucosas de la boca y del aparato genital y producen mucho picor, pero no hay lesiones en las palmas de las manos ni en las plantas de los pies. Es relativamente frecuente la sobreinfección de las lesiones por microbios (bacterias) de la piel del mismo enfermo producidas al rascarse.

Es una enfermedad leve, típicamente infantil y al ser muy contagiosa la mayoría de los niños llegan a la adolescencia habiéndola pasado.

No obstante hay un pequeño porcentage de complicaciones graves e incluso muertes, también en niños, y suele ser más severa en los adultos que no se vacunaron o no la pasaron en la infancia. También es muy grave en pacientes en tratamiento con medicamentos que alteran las defensas – inmunosupresores. Son personas que pueden hacer una vida prácticamente normal con estas nuevas medicinas pero que pueden desarrollar complicaciones de enfermedades aparentemente triviales como la varicela.

Una situación muy seria es la enfermedad durante el embarazo. Sugerimos leer el documento del departamento de salud de los Estados Unidos en el que detalla las medidas que hay que tomar ante un caso de varicela en una embarazada o en su entorno, si ésta no la pasó o no fue vacunada.

http://www.cdc.gov/pregnancy/Spanish/infections-chickenpox.html

 

Tratamiento

Como en toda enfermedad vírica no debemos dar antibióticos y se suele pasar en casa administrando preparados para la fiebre y el malestar (paracetamol y/o ibuprofeno) y evitando la aspirina en los niños. Si el picor es muy intenso y se tolera mal, podemos dar algún preparado para el picor –antihistamínicos, sabiendo que son medicamentos que suelen dar modorra o adormecimiento. Si las lesiones están sobreinfectadas probablemente nos recetaran un antibiótico para su aplicación local. Es muy importante la higiene de manos y uñas para evitar las lesiones de rascado y su posterior infección.

Para saber más proponemos consultar los documentos de la sociedad española de pediatría de Atención Primaria

http://enfamilia.aeped.es/prevencion/vacuna-varicela

http://www.familiaysalud.es/las-vacunas/vacunas-especificas/vacuna-de-la-varicela
http://www.familiaysalud.es/enfermedades/infecciones/varicela-que-es-que-hacer

 

Vacunación

La vacuna es últil para evitar los casos graves de varicela y para el control de brotes.

Actualmente en España hay 2 vacunas frente a la varicela: Varivax® y Varilrix®, ésta última, solo como medicamento de “uso hospitalario” desde 2009. Desde 2005, se vacuna con financiación pública a toda la población entre los 10 y los 14 años, si no han pasado la enfermedad ni han sido vacunadas antes de esta edad.

Solo las comunidades de Madrid y Navarra y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla incorporaron entre los años 2006 y 2008 la vacuna de la varicela en su calendario infantil en menores de 2 años. Madrid dejó de vacunar en la infancia en enero del 2014. Desde julio del 2013 ninguna de las dos vacunas está disponible en las oficinas de farmacia de nuestro estado.

En este enlace al documento de nuestro ministerio pueden encontrar las indicaciones de la vacuna anti varicela en adolescentes y adultos. Solo en estos casos un médico puede tener acceso a la vacuna antivaricela.

http://www.msssi.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/vacunaciones/docs/VARICELA1.pdf

 

Esta medida de Sanidad es una decisión, según nuestro criterio, que no está basada en razonamientos científicos. La falta de unanimidad entre los profesionales sanitarios y las autoridades tampoco es buena para nadie. Creemos que en el siglo XXI no es admisible que nadie muera o sufra graves consecuencias de una enfermedad que se podría evitar con su vacunación.

Son numerosas las sociedades científicas y colegios profesionales que se han manifestado en contra de esta decisión administrativa. Destacamos por su indiscutible relación con el tema, la de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), que se puede consultar en el enlace

http://www.aepap.org/sites/default/files/posicion_varicela_aepap.pdf

 

M.Lluïsa Morató

Grupo de Trabajo de Enfermedades Infecciosas de la semFYC

 

Compartir

ABC.es

Medicina de familia © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todo el conocimiento científico y el buen hacer de los Grupos de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) se ponen a disposición de los lectores de ABC Más sobre «Medicina de familia»

Categorías
Etiquetas