Mujer y accidente cerebrovascular (ictus)

Publicado por el Oct 15, 2014

Compartir

El ictus, lesión en el cerebro u otras estructuras dentro del cráneo por obstrucción o rotura arterial, constituye un importante problema de salud siendo la quinta causa de muerte en los hombres y la tercera causa de muerte en las mujeres en la mayoría de los países de nuestro entorno. Aunque el número de casos de ictus está disminuyendo, gracias a la mejora en la prevención y tratamiento de los principales factores de riesgo cardiovascular (obesidad, diabetes, hipertensión, tabaquismo e hipercolesterolemia) y la mejora en la implantación de hábitos de vida más saludables, esta mejoría se ha podido constatar que es menor en las mujeres.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Importantes estudios epidemiológicos muestran que las mujeres tienen un riesgo mayor que los hombres de presentar un accidente vascular a lo largo de la vida. Las mujeres viven más años que los hombres, con el consiguiente aumento del riesgo de sufrir ictus, y que éstos sean más severos dejando secuelas más incapacitantes. Por otra parte, a medida que aumenta la edad las mujeres tienen más probabilidades de vivir solas, sin cuidadores que puedan atenderlas, generando una mayor dependencia y, en muchos casos, necesidad de institucionalización, con el consiguiente deterioro de la calidad de vida y aumento de los costes sociosanitarios, ya de por si elevados en este tipo de procesos.

Las mujeres comparten con los hombres los mismos riesgos que conducen a un ictus pero deben sumarle otros relacionados con el sexo. Así, la utilización de tratamientos hormonales, como anticonceptivos orales o suplementos hormonales en la menopausia, la salud reproductiva y el embarazo (más si se asocia a preeclampsia), aumentan este riesgo. Y, además, existen otras condiciones clínicas que también lo aumentan y son más frecuentes en las mujeres, como son la migraña con aura, obesidad, síndrome metabólico o fibrilación auricular.

MujerIctus_2

Por todo ello, las Asociaciones Americanas de Cardiología y del Ictus han publicado recientemente una guía específica para la prevención y control de todos los factores de riesgo que pueda servir de apoyo a todos los profesionales. En ella se describen una serie de recomendaciones con la mejor evidencia existente en el momento actual en cuanto a actividades preventivas, diagnósticas y terapéuticas, que permiten un mejor control de todos estos factores de riesgo, intentado con ello disminuir el número de casos nuevos y las secuelas que de ellos se derivan.

Esta guía permite incidir en todos los factores de riesgo bien conocidos, si bien también hace constar que todavía existen otros factores por investigar, que, con relativo poco esfuerzo tanto de los profesionales sanitarios como de las propias pacientes, pueden mejorar la calidad de vida de las mujeres previniendo, en la medida de lo posible, el número de casos nuevos de ictus.

Por la importancia sociosanitaria que conlleva este problema de salud merece la pena que tanto los profesionales sanitarios como las propias pacientes tomen una actitud más activa que permita detectar y controlar todos los posibles factores de riesgo. También en estos procesos merece la pena que todos realicemos una discriminación positiva respecto a las mujeres.

 

Jesús Castillo

Coordinador del Grupo de Trabajo de Neurología de la semFYC

Compartir

ABC.es

Medicina de familia © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todo el conocimiento científico y el buen hacer de los Grupos de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) se ponen a disposición de los lectores de ABC Más sobre «Medicina de familia»

Categorías
Etiquetas