Nuevas tecnologías y adicciones en adolescentes

Publicado por el abr 29, 2014

Compartir

Las nuevas tecnologías están influyendo en todos los aspectos de la sociedad actual y tienen un enorme potencial para estimular las capacidades y el desarrollo positivo de los jóvenes. La hiperconectividad está cambiando nuestra vida cotidiana, la forma en la que aprendemos, nos comunicamos, nos divertimos, educamos, cuidamos nuestra salud, viajamos, realizamos gestiones y compras… Estamos asistiendo a un verdadero cambio de época, y esto implica riesgos y oportunidades en todos los ámbitos.

Los grandes protagonistas de este cambio son los adolescentes y jóvenes, los llamados nativos digitales. Ellos, en su mayoría se conectan a diario. Los smartphones, el whatsapp y las redes sociales son espacios vitales para ellos desde edades cada vez más tempranas, potenciando en ellos la sociabilidad y quizás es a la sociabilidad a la que nos volvemos adictos.

Las adicciones son preocupantes por que entorpecen gravemente la vida normal y algunas de las aplicaciones utilizadas por los adolescentes pueden hacerlo. Las que más adicción pueden crear son las aplicaciones que permiten a los adolescentes interaccionar entre ellos, como los chats y los juegos. Algunos autores consideran que los usuarios que menos riesgo tienen de dependencia son los que usan internet para buscar información y mantener relaciones preexistentes, mientras que los que tienen más riesgo de dependencia son los que las usan para socializarse y conocer a nueva gente, para formar parte de nuevos grupos.

Algunos aspectos de internet facilitan la adicción, como son el anonimato, el distanciamiento físico, la posibilidad de usarlo cuando y como uno quiere, la ausencia de comunicación verbal. Quizás no se deba plantear que internet como tal cree adicción, la red no se caracteriza por la repetición irracional de una conducta destructiva, como sucede en las verdaderas adicciones, pero sí que las personas con determinados problemas o factores de riesgo (baja autoestima, soledad, baja estimulación social, introversión, consumo de sustancias, depresión o ansiedad, etc.) puedan realizar un uso problemático de la red.

Existen también factores que podrían proteger de las adicciones como son la cohesión familiar, compartir actividades en familia, la calidad del contexto escolar, el sentimiento de vinculación con el barrio en el que viven. Quizás el factor protector más importante es el que deben realizar los padres durante los años que preceden a la adolescencia para guiar y supervisar el tiempo de ocio de sus hijos.

La familia y los profesores tienen un papel importante en la educación y formación de los adolescentes. Los profesionales sanitarios debemos estar familiarizados con el uso de las nuevas tecnologías para promocionar una utilización saludable y realizar una detección precoz de síntomas de uso problemático y prevenir las adicciones a las tecnologías.

 

María Inmaculada Mesa Gallardo

Miembro del Grupo de Trabajo de Atención al Adolescente semFYC

Responsable de la Unidad de Formación, Investigación y Calidad del Distrito Sanitario Condado- Campiña ( Huelva)

Compartir

ABC.es

Medicina de familia © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todo el conocimiento científico y el buen hacer de los Grupos de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) se ponen a disposición de los lectores de ABC Más sobre «Medicina de familia»

Categorías
Etiquetas