Consejos para los mayores ante el frío

Publicado por el Feb 20, 2014

Compartir

El frío puede producir consecuencias adversas para nuestra salud facilitando la aparición de enfermedades principalmente respiratorias (gripe, neumonías, bronquitis), o bien agravando las enfermedades crónicas prexistentes del corazón, de los pulmones o de los huesos. Las personas que pueden sufrir más las consecuencias de la exposición al frío son las personas mayores y los bebés, aquellas con enfermedades crónicas, y aquellas que viven en casas con sistemas de calefacción y aislamiento no adecuados.

Todos los años surgen las alertas por las olas de frío que llegan a España en invierno, que aumentan las enfermedades y los fallecimientos por lo que es conveniente estar preparados para afrontarlas. Hablamos de ola de frío cuando la temperatura mínima es inferior a 0 º C y la máxima inferior a 8ºC.

Una serie de consejos nos pueden ayudar a prevenir las consecuencias indeseables del frío en la salud de las personas mayores:

  • En primer lugar tenemos que protegernos del frío, tanto dentro como fuera de casa. Dentro de casa un buen sistema de aislamiento que evite las fugas del calor y una calefacción que nos permita una temperatura de 21 a 22 grados dentro de la casa son recomendables. Fuera de casa los gorros y calcetines de lana, los abrigos resistentes al frío y la humedad, y la ropa interior especial para el frío pueden ayudarnos a mitigar el frío al permitir que se mantenga el calor que produce nuestro organismo. Mejor varias capas de ropa que una o dos solas, ya que nos protegen mejor del frío.
  • Los alimentos pueden ser una fuente de calor y bienestar para nuestro organismo. Los alimentos como sopas, y legumbres, y las bebidas calientes (caldos, infusiones, leche) pueden ayudarnos a soportar el frío invierno.
  • El frío también aumenta el riesgo de accidentes por formación de placas de hielo (caídas, accidentes de tráfico), y el riesgo de incendios o intoxicación por monóxido de carbono por el mal uso de braseros, y estufas de gas o leña. El uso de zapatos adecuados resistentes al agua con suela antideslizante son necesarios para los días que llueve o nieva. La revisión de las estufas de gas y el uso adecuado de braseros es IMPRESCINDIBLE, todos los años lamentamos muertes innecesarias por su mal uso.
  • El alcohol produce vasodilatación en la piel y ocasiona mayor pérdida de calor, por lo que debe evitarse al estar expuesto al frío.
  • Ante todo sea prudente, limite la permanencia en el exterior si hace mucho frío (si tenemos tiritona significa que el frío es excesivo), evite permanecer quieto, y procure mantenerse seco ya que la ropa mojada enfría rápidamente el cuerpo.
  • No olvide vacunarse de la gripe todos los años.

Vacuna_ok

Curiosamente en países del norte de Europa, más acostumbrados al frío, las consecuencias del mismo son menores ya que están preparados ante el mismo. Este hecho nos dice que la prevención de las enfermedades y accidente por el frío es posible y está en nuestras manos. Por último, es fundamental estar pendientes de familiares o vecinos que puedan estar en situación de vulnerabilidad ante el frío (ancianos que viven solos, enfermos crónicos, individuos o familias con bajos recursos, mendigos, etc.).

Más información en el Portal de Salud de la Comunidad de Madrid

Francisco Camarelles Guillem, es médico de familia del Centro de Salud Infanta Mercedes de Madrid, miembro del Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud del Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud PAPPS de semFYC. Editor del Blog Educacionpapps. Puedes seguirme en Twitter.

*La imagen corresponde a la Guía Práctica de la Salud de la semFYC 

Compartir

ABC.es

Medicina de familia © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todo el conocimiento científico y el buen hacer de los Grupos de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) se ponen a disposición de los lectores de ABC Más sobre «Medicina de familia»

Categorías
Etiquetas