Que el invierno no afecte a tu salud, cuídate

Publicado por el Feb 17, 2014

Compartir

El invierno es la estación del año que relacionamos con un aumento de las enfermedades y en la que, en general, empeora nuestro estado de salud. Sin lugar a dudas, el conjunto de enfermedades que aparecen con mayor frecuencia están relacionadas con nuestro aparato respiratorio. Originadas por las “inconvenientes” infecciones de virus o bacterias, que generan esos síntomas típicos, por todos conocidos, de los catarros, la gripe, las bronquitis, las bronquiolitis en los niños o las neumonías, entre otras patologías. En esta época tampoco podemos olvidar cómo las personas de cierta edad temen la llegada de los fríos, pues de nuevo les aparecen esas viejas dolencias en músculos, huesos y articulaciones, especialmente en aquellas que sufren de artrosis u otras enfermedades inflamatorias o degenerativas que afectan a sus huesos.

Pero también la llegada del invierno provoca en algunas personas una cierta relajación con su alimentación. La llegada del frío invita a ingerir comidas con más calorías, entramos en el periodo de las abundantes y copiosas celebraciones navideñas; además, protegemos (y ocultamos) nuestro cuerpo con innumerables capas de ropa que nos envuelven, y si a ello añadimos la dificultad para mantener una actividad física regular, o simplemente para salir de casa por efecto del mal tiempo, los resultados son evidentes: nos topamos con una ganancia de peso, no siempre deseada y pocas veces recomendada. Por último, destacar también que en el invierno se juntan un menor número de horas de sol, la disminución de la vida social y el cambio estacional, que ocasiona en algunas personas un empeoramiento de su estado de ánimo, con aumento de la tristeza, una mayor irritabilidad o dificultades para dormir.

Por tanto, algunas de las recomendaciones para tener una mejor salud en esta estación del año se suman a otras ya conocidas (http://www.abc.es/familia-vida-sana/20130501/abci-decalogo-vivi-feliz-201305011307.html ):

LavarManos

Prevenir el contagio de las infecciones respiratorias. Medidas tan sencillas como el lavado de manos con agua y jabón, tanto si estamos afectados o si estamos en contacto directo con una persona enferma; utilizar pañuelos desechables y no abandonarlos en espacios comunes, además de mantener una distancia prudencial, alrededor de un metro, con las personas enfermas. Y un especial cuidado para las personas que sufren asma o enfermedades pulmonares crónicas, sin olvidar a las personas con enfermedades crónicas, que deben extremar esta medidas de protección, además de administrarse todos los años la vacuna que protege de la infección de los virus de la gripe.

atxus

• Mantener una alimentación equilibrada, sin olvidar que a pesar del aumento del frío, nuestro cuerpo NO necesita aumentar el número de calorías. Por supuesto, las comidas calientes son muy apetecibles en esta época, pero hay que vigilar el exceso de grasas y, por tanto, el excedente de calorías que se transformarán en kilos de peso.

PodarJardin                                                                   

• Realizar ejercicio físico de manera regular. Adaptándolo siempre a la condición física de cada persona y realizado de manera progresiva. Siempre comenzando por muy poca intensidad e ir aumentando el esfuerzo progresivamente. Esta recomendación es especialmente importante para las personas mayores, con problemas y dolores en sus huesos y articulaciones. Una buena pauta puede ser 40 minutos al día, seguidos o repartidos en varios momentos, y realizarlo unas 4 veces a la semana.
RealizarEjercicio

Mantener las relaciones sociales y el contacto con otras personas. Y ante la dificultad de salir a la calle, encontrar ocupaciones y aficiones que mantengan estímulos permanentes, de especialmente en las personas mayores, para conseguir un envejecimiento activo; y por supuesto, contando con el apoyo de las redes sociales. http://educacionpapps.blogspot.com.es/2013/09/los-5-pasos-para-el-bienestar-emocional.html

• El invierno es una EXCELENTE época para dejar de fumar, un pensamiento y deseo que está en más del 70% de los fumadores. Si usted fuma, no pierda la oportunidad de intentarlo. Siempre existe el riesgo de recaer, pero sin un nuevo intento, no es posible conseguirlo.

Le deseamos un invierno saludable.

 

 

Asensio López Santiago. Médico de Familia del Centro de Salud de La Unión, Región de Murcia. Integrante del Grupo de Educación Sanitaria del Programa de Actividades para la Promoción y Prevención de la Salud (PAPPS) de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC)

*Las imágenes corresponden a la Guía Práctica de la Salud de la semFYC 

Compartir

ABC.es

Medicina de familia © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todo el conocimiento científico y el buen hacer de los Grupos de Trabajo de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) se ponen a disposición de los lectores de ABC Más sobre «Medicina de familia»

Categorías
Etiquetas