Somalia para los somalíes

Publicado por el Sep 20, 2011

Compartir

Anarquía y Estado fallido: Conceptos generalmente utilizados para culpabilizar a la carencia de Gobierno central del actual conflicto que atraviesa Somalia y, sobre todo, de la necesidad de crear estructuras paternalistas en su futuro (como siempre, occidentales).

A Saacid, la tesis no le es huidiza. En la actualidad, esta organización humanitaria -la más grande de Somalia, con cerca de 3.500 empleados- proporciona, cada día, cerca de 80.000 comidas en las calles de Mogadiscio.

Sin embargo, vilipendiada por los “defensores de la libertad” ante su confesionalidad religiosa, dudo mucho que alguno de los lectores haya oído hablar de ella antes. Son las miserias del negocio humanitario.

Como señala Benjamin Powell, miembro del “Independent Institute”, tras la caída del dictador Siad Barre en 1991, la promesa de la llegada de la “democracia” por parte de Naciones Unidas, así como la creación de diversos Gobiernos de Transición Federales, tan sólo han desestabilizado a un “pseudo país” regido por clanes y que jamás estuvo acostumbrado a estas luchas de poder desiguales, ya que históricamente no tenían el poder moral ni legal para imponerse entre ellos.

El analista político Spencer Heath MacCallum compara esta situación con el mito griego del “juicio de Paris”. Cuando Zeus organizó un banquete en honor a Peleo y Tetis, excluyó de él a Eris. Ante este desafío, la “diosa de la discordia” envió a la fiesta una manzana dorada con la inscripción: “para la más bella”. Tres diosas -Hera, Atenea y Afrodita- la reclamaron para sí, dejando la elección al joven Paris.

Al margen de reflexiones sobre mitología y su influencia en el pensamiento post moderno, lo importante de la historia es que este simple conflicto de intereses sirvió de preludio a la Guerra de Troya.

Para MacCallum, la situación de la actual Somalia es similar. En un Estado que jamás ha gozado de identidad propia y en el que ningún clan disponía de autoridad de gobierno, basta con introducir la semilla del poder para que sus actores -clanes, milicias islamistas de Al Shabab y fuerzas pro occidentales- se desestabilicen.

Los datos son concluyentes. Un estudio realizado en 2006 por el economista Peter Leeson que comparaban los últimos años de Gobierno de Siad Barre (1985–1990) con el apogeo de la “anarquía” somalí (2000-2005) arrojaba los siguientes resultados: (pdf)

-La esperanza de vida aumentó de 46 a 49 años.
-La población que vivía en extrema pobreza (menos de un dólar al día) se redujo del 60 al 43,2%.
-La mortalidad infantil pasó de 152 por mil nacimientos a 115.
-La población que contaba con acceso a las mínimas garantías sanitarias aumentó del 18 al 23%.

Y todo ello, bajo la más absoluta anarquía.

 

 

Compartir

ABC.es

Matatu a África © DIARIO ABC, S.L. 2011

"Un viaje a la realidad del continente africano bajo una mirada alternativa, pero siempre con el recuerdo de que los cínicos no sirven para este oficio". Más sobre «Matatu a África»

Twitter
Calendario
septiembre 2011
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930