Irreverente, evocadora y sensual

Publicado por el may 16, 2015

Compartir

 

Peta Wilson encarna la seducción como pocas actrices, su papel en la serie La Femme Nikita la convirtió en icono sexual de los noventa. En persona es atrevida, conversadora, articulada y, sobre todo, poderosa. Con sus largas piernas, su penetrante mirada azul y su charlatanería hace imposible no caer atrapada de ese poder que ha exhibido tantas veces en pantalla.

 

Peta retouch 2

El motivo de nuestro encuentro tiene poco que ver con su trabajo como actriz, porque ahora Wilson es, además, empresaria y diseñadora. Estamos en Venice, en la calle Abbot Kiney, donde acaba de abrir su tienda de ropa de lencería Wylie Wilson. “Hace años, tras mi divorcio, me encontraba deprimida, triste y una amiga me consiguió una cita con un conocido suyo. Yo quería vestir lencería adecuada (por si surgía algo), pero nada exagerado, porque tampoco pretendía provocarle y no lo encontré. Empecé diseñando mi ropa interior y luego una amiga, a la que regalé siete conjuntos tras su divorcio, comenzó a hacerme publicidad y así fue como surgió la primera producción. Pero mi idea no era vender, simplemente diseñaba para mí y para mis amigas”.

Peta

 

Con la misma actitud apasionada con la que se enfrenta a su carrera en Hollywood, Peta celebra el lanzamiento de su compañía. “Me inspiré en el cine, en las grandes estrellas de los años cincuenta y sesenta, en pintores como Picasso, Rothko o Modigliani. Hemos creado doscientas piezas únicas y si un cliente tiene una gran idea nosotros le hacemos ese diseño en exclusiva”. Actriz, modelo y activista social, Wilson cuenta con un equipo de costureras que escogió personalmente y trabajan con ella en su despacho. Wilson confiesa que está aprendiendo español: “Las mejores costureras de Los Ángeles son latinas y a pesar de la barrera del idioma nos entendemos muy bien”. El resultado es xquisita lencería cuidadosamente hecha a mano con finas telas que se venden en Wylie Salón

unnamed-3

Peta no se cansa de repetir que las piezas que ella crea son para hacer felices a las mujeres, quiere que se sientan bien consigo mismas: “No se trata de gustar a los hombres, sino de demostrar nuestra confianza para volvernos irresistibles. Todas mis piezas son fáciles de llevar, pueden acompañarte a la playa o la pista de baile. Cualquier mujer, de cualquier edad, puede ponérselas ya sea una adolescente en su graduación o una abuela desatando su Wylie interior, porque todas llevamos un Wylie dentro”.Cuando le pregunto que es un Wylie, se ríe y me contesta: “Esa mujer en control de sí misma, que no necesita de artificios para conquistar el mundo”. Pronto llegará el club de las Wylie Woman, “mujeres deseando revelar la individualidad icónica de su alma”, como las describe Peta –y añade–: “Son féminas que se sienten mejor cuando evocan y no provocan, auténticas, libres de espíritu, sofisticadas e irresistibles. La mujer Wylie baila al ritmo de su propia canción”.

unnamed-2

Tal vez lo más destacado de esta aventura empresarial de Peta sea su generosidad porque el cuarenta por ciento del beneficio está destinado a luchar contra la esclavitud en la India y Nepal. Sin duda Wilye Salón es la nueva tienda de moda en una ciudad donde cuesta encontrar lencería cómoda, atrevida, divertida y elegante. Personalmente me encantaron sus combos con pantis boyshorts. Wylie Salón está en 1301 Abbott Kinney.

www.wyliewilson.com

Compartir

ABC.es

Perdida en California © DIARIO ABC, S.L. 2015

Un blog dedicado al estilo de vida californiano, las celebrities, el cine, la música, las nuevas tendencias y los secretos de la costa oeste de NorteAmérica. Más sobre «Perdida en California»

Categorías
Etiquetas
Twitter