Cómo vivir con un vecino famoso y no morir en el intento

Publicado por el jul 24, 2014

Compartir

gwyneth paltrow chris martin

Ahora que Gwyneth Paltrow y Chris Martin se han separado sus elegantes vecinos de Brentwood comentan sin ningún pudor todo lo que saben sobre ellos. Está claro que si una celebridad pasa por un momento complicado cualquier aprovechado puede sacar partido en beneficio propio.

Gwyneth-Paltrow-Chris-Martin-house-in-the-Hamptons

Paltrow y Martin compraron su casa de Brentwood en junio de hace dos años e inmediatamente pusieron un muro de dos metros que sus vecinos consideraron ilegal y que permanece hasta la fecha. Eso fue el principio de una relación mal avenida. Al muro le siguieron cuatro hileras de enormes árboles rodeando su propiedad y una enorme puerta negra de  entrada, lo que obligó a los residentes a tomar acciones legales en el departamento de Building and Safety. Por esta denuncia Paltrow se verá obligada a reemplazar la puerta de entrada de su casa por una más pequeña y para hacerlo tiene cuarenta y cinco días o pagar una multa de novecientos dólares. La lista de quejas de los vecinos de Gwyneth suma y sigue: “No han dejado de construir en dos años, el ruido es terrible” dice un residente de la zona. “Sus trabajadores aparcan en mi salida y me dejan atrapado en casa” dice otro. Mientras Gwyneth se mantiene alejada de los habitantes de Brentwood, Chris pasea a los perros y sostiene cierta comunicación con su comunidad de vecinos: “Él solía pasear por aquí, era un tipo estupendo” ha confesado Hilda McGonigle a una revista. Otros prefieren callar ante las consecuencias: “Yo no quiero decir nada, la última vez tuve problemas”. En esta comunidad de residentes del exclusivo enclave Mandeville Canyon Road, que incluye a Michael Douglas, Arnold Schwarzenegger o Steven Seagal, sus vecinos piden que Paltrow y Martin mantengan la etiqueta local y acepten sus reglas de convivencia. Quien también está a punto de abandonar a sus vecinos de la urbanización cerrada de The Oaks es Justin Bieber. Las constantes peleas, las visitas de la policía, la supuesta guerra de huevos y el arresto de su amigo Little Za por posesión de drogas han hecho que la convivencia con los residentes de la zona sea inviable. En una urbanización donde están acostumbrados a la presencia de los paparazzi, que siguen a Kourtney Kardashian, vecina del lugar, que Bieber mantenga en alerta a la policía y a los fotógrafos todas las semanas ha provocado una enorme hostilidad con sus vecinos. Otro habitante indeseable en su barrio de Silver Lake es James Franco, el actor, director, pintor, artista, como quiera que se autocalifique, mantiene una batalla con una pareja de vecinos por la cantidad de personas que trabajan en su casa. “Mr. Franco ha comprado la casa de al lado, no habitada por el actor, sino por gente que trabaja para él en su compañía de producción. Los constantes rodajes alteran el vecindario” ha escrito en un periódico local uno de sus vecinos. En fin, que en ocasiones tener un vecino famoso puede ser una auténtica pesadilla.


1395587449_justin-bieber-cigarette-james-dean_1

 

 

 

Compartir

ABC.es

Perdida en California © DIARIO ABC, S.L. 2014

Un blog dedicado al estilo de vida californiano, las celebrities, el cine, la música, las nuevas tendencias y los secretos de la costa oeste de NorteAmérica. Más sobre «Perdida en California»

Categorías
Etiquetas
Twitter