Compras en 3D

Publicado por el Dec 23, 2013

Compartir

Es época de visitar a la familia, reencontrar a los amigos, salir a reuniones, celebrar y si se puede comprar, también comprar. Para lo que no estaba preparada esta semana era para la pregunta: “¿Tú compras en 3D?”. Traté de disimular mi ignorancia con cara de incógnita, aunque un “no tengo ni idea de lo que me hablas”, me llenaba la cara. “OMG”, se le escapó a mi amiga, prototípica de Los Ángeles; productora, madre de tres hijos, directora de una fundación, con un cuerpo de treinta horas de pilates mensuales, meditadora compulsiva y llena de energía. Su “OMG” me llegó al alma. No utilizó la frase Oh My God, directamente exclamó las letras como si estuviera mandándome un mensaje de texto “Oooemmyiiiii”. “Pues no, no sé qué es eso de comprar en 3D”, le contesté y miré mi café arrepintiéndome de haberlo pedido frente a su limonada de pepino y su snack de hojas de alcachofa que siempre lleva consigo en una bolsita zip de plástico por si le da hambre.

Tras dos llamadas de teléfono canceló algo en su agenda y me vi arrastrada sin remedio a la calle Melrose a probar en persona el escáner con el que la compañía Left Shoe mide y elige el zapato que se adapta mejor al pie. Su maquinita lo analiza todo; la manera de andar, la forma del empeine, del tobillo. Mi sorpresa fue mayúscula ante la tecnología. Zapatos a medida fabricados en Portugal que aterrizan en la puerta de casa una vez confeccionados, según me cuentan son los favoritos de Michael Jordan y Joe Mangianello.

 

De allí corriendo, todo lo que se puede con el tráfico de la ciudad, hasta Saks Fifh Avenue en el corazon de Beverly Hills. A descubir IOMA, la firma francesa de cosméticos que utiliza tecnología parecida para analizar la constitución de la piel y crear una receta con la solución adecuada a cada uno. Los resultados del efecto del tratamiento se pueden seguir día a día a través del ordenador como hacen dos de sus clientes favoritas Rihanna y Sofía Vergara. Finalmente me dejó en casa agotada mostrándome su app Augment con la que visualiza sus compras en un probador virtual. Como remate en mi buzón apareció desde España el cuento Las aventuras de Olili, escrito en inglés y en español, donde al poner el teléfono sobre los dibujos  éstos se mueven en 3D.


Cuando el escáner BodyKinectizer de Adidas, las pantallas Wall as a Mall (pantallas gigantes que proyectan los productos, aunque por ahora sólo las hay en NY y SF) y la visión aumentada de las gafas Google son ya una realidad, me pregunto si el futuro del ir de compras ha pasado a mejor vida. Si antes se trataba de patear la calle con una lista en la mano, hoy ya casi todos compramos en un escenario virtual desde nuestro sofá. Adiós a la dependienta diciendo a comisión lo bien que te sientan esos horribles pantalones, demos la bienvenida a una videoconferencia con una estilista que nos recomienda con melosa voz pregrabada tal o cual prenda, que nosotros nos probamos con el escáner 3D. Cada producto, cada talla, cada color se asocia a nuestra cuenta y de ese modo la personalidad de cada comprador queda registrada quién sabe dónde para que la próxima vez la compra sea más efectiva. Yo prefiero seguir improvisando, batallando en la cola de cualquier tienda, hablando con desconocidos o quejándome de ellos.

 

Compartir

ABC.es

Perdida en California © DIARIO ABC, S.L. 2013

Un blog dedicado al estilo de vida californiano, las celebrities, el cine, la música, las nuevas tendencias y los secretos de la costa oeste de NorteAmérica. Más sobre «Perdida en California»

Categorías
Etiquetas
Twitter