La morosidad llega a las hipotecas

Publicado por el mar 19, 2014

Compartir

“Lo último que deja de pagar un español es la hipoteca”. Esta frase ha sido una de las más escuchadas en el sector financiero nacional cuando se preguntaba a cerca de las secuelas del “boom” inmobiliario. Y es cierto es que durante los primeros años de la crisis los ratios de morosidad de los créditos a la vivienda de particulares se mantuvieron estables, pero los cerca de seis millones de parados han terminado por derrumbar una de las características que con más orgullo exhibían las entidades españolas frente a sus colegas europeos.

Las cifras son desgraciadamente indiscutibles. El ratio de morosidad hipotecaria se mantuvo por debajo del 1% hasta marzo de 2008, según los datos del Banco de España, aunque finalmente, aquel año ya cerraría en el 2,3%. En 2009, llegó al 2,8%, volvió al 2,3% en 2010, creció al 3,8% en 2012 y ha escalado al 5,95% en 2013. Así, de los 580.784 millones de euros en préstamos destinados a la compra de viviendas el año pasado, 34.590 millones son de dudoso cobro, es decir acumulan al menos tres recibos sin pagar.

Desde el punto de vista de las entidades y su solvencia, es cierto  que este problema no es comparable al de los promotores y constructores. Este crédito pasó de registrar una tasa de mora del 5,8% en 2008 al 38% en 2013. O lo que es lo mismo, en términos absolutos, las entidades soportan un montante de 87.807 millones de euros impagados. Pero no por ello hay que minimizar la cuestión, porque en el caso de los créditos hipotecarios la vivienda es la garantía del pago y, por tanto, son créditos susceptibles de desembocar en embargos o desahucios. Es un problema podría decirse que contablemente menor, pero con muchas más implicaciones sociales.

El retraso con que ha aflorado este problema refleja además que los españoles no dejan de pagar la hipoteca cuando se quedan sin trabajo, sino cuando se quedan sin prestación. Una situación que, desgraciadamente, afecta a un número creciente de españoles, ensanchado a su vez por el llamado efecto desánimo. Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), y pese al cambio de tendencia del mercado laboral que recoge, el  desempleo subió en 163.700 personas en 2013 entre aquellas que perdieron su empleo hace más de un año. Además, según los datos del paro registrado ofrecidos por el Ministerio de Empleo, habría casi dos millones de parados que no cuentan con prestación, pues de los 4,8 millones sólo 2,9 tienen prestación porque, o bien se les ha agotado ya o son jóvenes que nunca la han tenido.

Compartir

ABC.es

Máximo interés © DIARIO ABC, S.L. 2014

¿Se imaginan el mundo sin hipotecas, cuentas corrientes, depósitos o fondos de inversión? ¿Sin banco malo, preferentes, activos tóxicos o provisiones? Tan odiada como imprescindible, la banca es quizá el sector... Más sobre «Máximo interés»

Categorías
Etiquetas
Calendario
marzo 2014
L M X J V S D
« feb    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31