Ningún cabo suelto en el adiós de Alfredo Sáenz

Publicado por el abr 30, 2013

Compartir

Nada se dejó al azar en la renuncia de Alfredo Sáenz, hasta ayer número dos del Banco Santander. El ejecutivo que consiguió elevar el primer banco español a lo má alto de toda la Eurozona se apartó de la entidad sin dar tiempo ni ocasión a que el Banco de España enjuiciara su honorabilidad. Con setenta años, el reconocimiento unánime del sector financiero y varias dimisiones rechazadas por Emilio Botín, el considerado mejor consejero delegado de Europa, también el mejor pagado, dio un paso atrás para dejar espacio a las nuevas generaciones. Le sustituye Javier Marín, hasta ahora director general del banco y hombre de la máxima confianza del presidente y de su hija, Ana Patricia Botín.
Ni el momento, ni las formas del anuncio fueron casuales. Eran muchas las variables a cuadrar con su renuncia y quizás aún más  sus posibles derivadas. Tanto financieras como políticas.

File photo of Saenz, Chief Executive Officer of Spanish bank Santander, attending financial sector conference in Madrid -02MB1050.jpg-

La salida de Sáenz se ha producido después de que el Gobierno modificara las normas sobre la honorabilidad de los banqueros y abriera la puerta a que continuara en su puesto.
Las normas administrativas impiden ejercer el oficio bancario a quienes tengan antecedentes penales al considerar que carecen de la honorabilidad exigible, como era el caso de Sáenz, condenado por denuncia falsa. La nueva normativa, impulsada por la Autoridad Europea Bancaria (EBA), matizaba este requisito de honorabilidad y dejaba sometida la decisión de permitir que ejecutivos condenados sigan en su cargo a la discreción del Banco de España. Pese a que se trata de una norma con espíritu europeo, su aprobación había puesto en una situación incómoda al Gobierno y al supervisor. También el ministro de Economía, Luis de Guindos, era especialmente crítico con la permanencia de Sáenz al frente del Santander, tanto por las consecuencias reputacionales en los mercados internacionales, como por las políticas en el doméstico. Desahucios y nacionalizaciones eran un cóctel demasiado peligroso como para añadirle un componente más.  «De este Gobierno no podrán decir que ha beneficiado a ningún banquero», solía decir el ministro cuando le preguntaban al respecto, en clara alusión al indulto concedido por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en su último consejo de ministros de noviembre de 2011.La anulación meses después por parte del Tribunal Supremo de parte de esta medida de gracia -que no sólo conmutaba la pena al banquero, sino que borraba sus antecedentes- volvió a poner sobre la mesa esta espinosa decisión.
Después de aprobar el Gobierno los cambios legales el pasado mes de marzo, era el turno del gobernador del Banco de España, Luis María Linde. Linde se reunió con Sáenz y Botín para acordar la mejor solución. Para el banco y para la reputación del Banco de España. Con las consecuencias políticas creciendo a un ritmo exponencial y la honorabilidad del banquero a salvo, la salida se planteó como el mal menor. Sáenz se reservó, eso sí, el control de los tiempos. No quiso apurar los plazos, pues Linde aún hubiera tenido un buen trabajo por delante para dictaminar sobre su futuro. Sí que dejó cerradas las cuentas del primer trimestre de 2013 y el terreno preparado para que su sucesor pueda aprovechar el «cambio de tendencia» en el negocio.  Sáenz permanecerá, no obstante, muy cerca del Santander, asesorando directamente a su presidente.

Compartir

ABC.es

Máximo interés © DIARIO ABC, S.L. 2013

¿Se imaginan el mundo sin hipotecas, cuentas corrientes, depósitos o fondos de inversión? ¿Sin banco malo, preferentes, activos tóxicos o provisiones? Tan odiada como imprescindible, la banca es quizá el sector... Más sobre «Máximo interés»

Categorías
Etiquetas
Calendario
abril 2013
L M X J V S D
« mar   may »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930