Depilado brasileño

Depilado brasileño

Publicado por el jul 9, 2014

Compartir

 

Apenas hemos estado tres horas en la playa y estoy achicharrada. Me miro al espejo al salir de la ducha y contemplo mi cuerpo incandescente, encendido como un semáforo, en el que se dibuja a la perfección la marca de mi bikini en blanco puro. En mi pecho se nota que es la primera vez en tiempo que ha recibido los rayos del sol porque no consigue el mismo tono del resto del cuerpo.

¿Por qué será tan difícil igualar las marcas del moreno?, pienso. Al final voy a tener que estar agradecida a Marta por haberme obligado a hacer topless. Me observo el pecho y veo que, aunque es pequeño, se mantiene erguido a mis 43 años.

Cuando era joven no podía evitar tener un poco de complejo. Es cierto que, con catorce años, cuando te empieza a crecer, el tener poco pecho es bueno para evitar llamar la atención -nunca me ha gustado que me miren-. Tenía compañeras que se pasaban el día con la carpeta abrazada para ocultarlo. Compañeras que, pasados los años, se ponían escotes de vértigo para captar la atención de los chicos, mientras yo seguía tapándome, quizás porque no tenía nada que enseñar.

Marcos, mi ex, el ser más mentiroso y adulador que haya conocidos jamás, empezó a quitarme el miedo a mostrarme. Fue la segunda vez que quedé con él, después de la noche perfecta en el concierto de Génesis, la noche en la que su boca me volvió loca y me hizo perder toda mi voluntad.

Quedamos para tomar algo en el local de moda. Después de vaciar todo el armario, me puse una falda plisada, una blusa y unas sandalias de medio tacón. El local estaba lleno, me iba a marchar cuando lo vi con un grupo de amigos apoyado en la barra haciéndome gestos para que me acercara. Estaba guapísimo, como siempre, se le veía como un faro en mitad de la noche. Intenté atravesar el mar de personas que nos separaba, pero no conseguía avanzar. Vino él a rescatarme y me pegué a su cuerpo mientras me arrastraba hasta donde estaban sus amigos.

Se me ponen los vellos de punta solo con recordarlo. Es tremenda la fuerza de los recuerdos.

Tras un beso suave me arrastró al final de la barra, donde sus colegas habían conseguido abrir un espacio propio.

-¿Qué quieres tomar?, me pregunto mientras me observaba despacio.

Antes de que respondiera de la forma más natural del mundo, como si estuviera acostumbrado a hacerlo habitualmente, alargó la mano y con dedos hábiles me desabrochó un botón más de la camisa, mientras me seguía mirando con su sonrisa hechizante.

No me dio tiempo ni a rechistar. Se acercó a mi oreja y me susurro: “Así está mucho mejor, tienes un pecho precioso”.

Sacudo mi cabeza para espantar el recuerdo justo cuando entra Marta en el baño. Va completamente desnuda, con su descaro habitual. Se frena de forma brusca, me mira la entrepierna y se gira para llamar a Maria.

Me temo lo peor, una nueva reprimenda. Ya llevo tres desde que llegamos. La primera por mis bragas, luego por mi ropa y por no hacer topless, ¿qué me esperaba ahora?

- María, ¿qué te parece la pelambrera que tiene ahí abajo?

María sonríe, pero no se pronuncia.

- Mar, hoy en día hay que llevar depilación integral, es la tendencia. Hasta los hombres se quitan todo el pelo del cuerpo.

- Perdona Marta, pero yo llevo una depilación brasileña, aclara María.

Empiezo a estar un poco harta, así que me encaro a ellas.

- ¡He cedido en muchas cosas, pero lamento comunicaros que estoy bien como estoy! Luego decís que estoy picada, pero es que hay veces que me sacáis de quicio.

Salgo del baño y me dirijo a la habitación, acabo de oír que me ha entrado un wassapp.

“Necesito hablar contigo. Soy Marcos”…

Compartir

ABC.es

Mar picada © DIARIO ABC, S.L. 2014

Tres amigas cuarentonas (la mejor edad de la vida), un pueblo con playa y el calor del verano. Con estos alicientes se construye un relato que, día a día, recorre el camino de Mar: una búsqueda de la felicidad a través de todo aquello que hasta ahora se negó por vergüenza y prejuicios.Más sobre «Mar picada»

Categorías
Etiquetas
julio 2014
L M X J V S D
« jun   ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031