Rumbo a Miami… con Cayetano Rivera

Rumbo a Miami… con Cayetano Rivera

Publicado por el may 25, 2013

Compartir

El “downtown” de Miami aparece estos días engalanado de rojo y amarillo. Banderolas con los colores de nuestra bandera que recuerdan que este año se celebran los 500 años del descubrimiento de Florida se alinean a lo largo de Biscayne Boulevard. En esta céntrica avenida frente al mar, entre los rascacielos de oficinas y apartamentos, se encuentra la popular Freedom Tower, la Torre de la Libertad, un edificio que recuerda a la Giralda sevillana y que el próximo jueves acogerá la inauguración de la exposición “Imaginando la Florida”. Este será el primero de una serie de eventos con motivo del quinto centenario de la llegada de Juan Ponce de León a estas tierras que ha organizado Acción Cultural Española (AC/E), la entidad encargada de la promoción de la cultura española dentro y fuera de nuestras fronteras.

image
Con esta interesante excusa me he venido hasta Miami, desde donde me propongo emprender un excitante viaje por Florida en busca de las raíces españolas, en un intento de que no dejemos caer en el olvido la apasionante historia común de Estados Unidos y España, a menudo despeciada por ambos.
Para venir tomé este viernes desde la T4 de Barajas uno de los varios vuelos que salen a diario desde Madrid. Mientras esperaba para facturar, se puso tras de mí en la cola un tipo de gruesas patillas y ojos verdes que se me hacía conocido. A pesar de su discreto vestuario gris, nada que ver con el traje de luces, lo reconocí de inmediato: “¡Anda, pero si es Cayetano Rivera!” Iba sin su Eva González y acompañado por otros dos hombres, con los que compartía risas y abrazos amistosos. No me resistí a acercarme: “O eres Cayetano Rivera o te pareces mucho…”, le dije. Le propuse hacerle una foto y accedió encantado, aunque a condición de que yo saliera también en ella. “Sólo para ti, ¿vale?” Creo que le cambió un poco el gesto cuando le dije que trabajaba en un periódico, pero no podía perder la ocasión de que este matador de renombre me diera la alternativa para mi viaje… Me dijo que no viajaba por el toreo, sino que estaba de descanso, y se mostró entusiasmado por la idea de mi pequeña expedición. “Además, es buena época, todavía hace bueno y no hay huracanes”, me comentó sin darme más explicaciones sobre su propio viaje.
Preocupado por no perder yo mi vuelo por la larga travesía hasta el “satélite” de la T4, le perdí la pista. “Distancia hasta el destino: 7.267 kilómetros”, ponía en una pantalla una vez que me senté en la cabina del avión, donde no pude evitar acordarme de Ponce de León y lo distinto que tenía que ser viajar a Florida hace 500 años.
Para la mayoría de la gente, un vuelo trasatlántico de nueve horas es un tedioso fastidio. Para mí sigue siendo una emocionante aventura, por aquello de que lo importante no es llegar, sino el propio camino y la gente que uno va encontando en él. A mí me tocó en el asiento de al lado a Anaïs, una agradable jovencita de Marsella que se trasladaba a hacer prácticas en una empresa de transporte marítimo y a la que, como Sabina a sus atracadores en aquella famosa canción, prometí citar en mi blog. Así que homenaje cumplido.
Ya en el aeropuerto de Miami, la presencia española se hace notar, y no sólo porque los letreros estén en inglés y en castellano: los empleados que empujaban las sillas de ruedas de los pasajeros con problemas de movilidad son de Eulen, una de las 350 compañías de nuestro país asentadas en Florida.
Al salir al exterior, un sopapo de calor húmedo me sacudió en la cara. No sé qué pensaría de este tiempo un hombre de Tierra de Campos como Ponce de León, pero seguro que no le resultaba nada familiar.
En cambio, casi me congelo en el taxi que me llevó al hotel, en el que José, el orondo conductor que casi no cabía en su asiento, tenía el aire acondicionado a tope. Pese al peligro de crionización, disfruté de la charla con mi chófer, que, además de darme algunas informaciones prácticas, me dio coba con la importancia de rescatar la memoria sobre el legado español de Estados Unidos. “Si vas buscando raíces españolas, no dejes de ir a Coral Gables”, me recomendó. Esta zona bien de Miami es muy posterior a la presencia de los españoles en Florida, pero no dejaré de seguir su consejo.
Me informó también de que la razón por la que los hoteles estaban tan solicitados y eran tan caros esté fin de semana es también una cuestión de memoria histórica: el lunes es festivo en Estados Unidos porque tiene lugar el Memorial Day, el día en que se recuerda a los caídos por la patria.
Siempre he admirado el orgullo de los estadounidenses por su país y el respeto por su historia, algo que no nos vendría nada mal en España.
Precisamente pude comprobar el orgullo estadounidense poco al poco de llegar a Miami. Anoche se jugaba el segundo partido de los play-off de la NBA entre Miami Heat y los Indiana Pacers y allí me fui. Sólo pude adquirir por 78 dólares una entrada que me daba derecho a ver el partido de pie desde el gallinero, pero mereció la pena el espectáculo. Antes de comenzar, fue impresionante el sentimiento con que se asistió al canto del himno nacional en un silencio electrizante. “Con el cirio que se monta en España cada vez que se toca el himno en un partido del Barça”, pensaba yo. Por cierto, debí de ser un poco gafe, porque los locales acabaron perdiendo de cuatro puntos.
image
Aunque llevaba una considerable paliza en el cuerpo, aún saqué fuerzas para estirar un poco las piernas por Miami Beach, que por cierto estaba absolutamente tomado por la policía. La verdad es que en aquel ambiente, donde el paisaje humano está dominado por morenas enfundadas en vestidos minúsculos y tacones de vértigo, no parecía hablarse mucho de Ponce de León ni del quinto aniversario. Espero retomar hoy el rastro.

Compartir

ABC.es

Norteamérica a la vista © DIARIO ABC, S.L. 2013

En la Semana Santa de 1513, tres navíos españoles alcanzaban la costa de un desconocido territorio al norte de Cuba. Juan Ponce de León, al mando de aquella flotilla, la bautizó como Tierra de la Pascua FloridaMás sobre «Norteamérica a la vista»

Categorías
Calendario
mayo 2013
L M X J V S D
« abr   jun »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031