¿Bipartidismo, multipartidismo o política de verbena?

¿Bipartidismo, multipartidismo o política de verbena?

Publicado por el Jun 11, 2013

Compartir

De un tiempo a esta parte, el desánimo instalado en el corazón de una sociedad azotada por una crisis política y económica sin precedentes en la España democrática, amenaza los cimientos de la alternancia en el poder de los dos grandes partidos tradicionales, PP y PSOE. No se puede decir que el sistema político en nuestro país sea radicalmente bipartidista como lo es en Estados Unidos y, con más matices, en el Reino Unido. En algunos de los 35 años de democracia, cuando ni PP ni PSOE han alcanzado la mayoría absoluta, partidos minoritarios, esencialmente nacionalistas pero no solo, han tenido relevancia en su acción política, incluso a la hora de garantizar gobiernos, aunque a veces a un alto precio. Es verdad que las bases del esqueleto jurídico-constitucional impulsado desde 1978 favorecían la implantación de dos grandes opciones, la derecha y la izquierda moderada, pero es al tiempo indiscutible que han sido los españoles los que hasta hoy han primado esas alternativas, más veces y más tiempo la socialista que la popular.

Las encuestas de los últimos meses, y ya de manera reiterada,  muestran la posibilidad de que en próximas elecciones (para empezar, las europeas de 2014), los españoles se decanten por hacer mudanza y reequilibrar el reparto del poder de los partidos, a pesar de que la tribulación no lo aconseja (o precisamente por ella), en una suerte de castigo a los que consideran directamente responsables de los males de conjunto: el PP, por las drásticas decisiones de recorte que se ha visto obligado a hacer, y el PSOE, paradójicamente, por no tomarlas a tiempo durante la etapa anterior. Por no hablar de las diferencias internas que la propia crisis ha abierto en ambas formaciones, bien sea por la política económica o bien por la cuestión territorial. Nada diferente de la lógica política en la que se hallan inmersos todos los países de nuestra maltrecha Europa, aunque sí algo lejano de la racionalidad con la que la mayoría asume también que era necesario afrontar los problemas. Por eso, si hoy hubiese unas elecciones generales, siempre según los sondeos, podría darse la circunstancia de que PP y PSOE no sumaran ni el 50% de los votos por primera vez desde 1978. En proporción directa, crecen como la espuma las expectativas electorales de IU y UPyD, partidos a los que la creciente ola de verbo fácil para quien es sabedor de que no tendrá que aplicar esas recetas le permite crecer sin apenas esfuerzo.

Afortunadamente, ni las elecciones están cerca ni la decisión final del voto de los españoles sería la misma con unas condiciones económicas diferentes, situación que aún pudiera darse si se consuma la recuperación en el próximo año y medio. No seré yo quien deslegitime cualquier opción democrática que se presenta a las urnas. Pero no es reiterativo recordar que la alternancia de la derecha y la izquierda moderadas ha dado a España una estabilidad sin precedentes, incluso en un momento tan crítico como el que vivimos. Como decía ayer Alfonso Guerra en “El día menos pensado”, que dirige Manolo HH en RNE, con la experiencia que dan años de gobierno en etapas difíciles, “nos parece muy bonito que cinco partidos puedan tener los mismos diputados, como si eso fuera gobernable; si eso pasa, entonces ya veremos qué fiesta”, afirmaba con indisimulada inquietud por la inestabilidad política que ello generaría.

Por supuesto que hay que exigir a los partidos con responsabilidades que afronten con determinación las grandes asignaturas pendientes, desde la corrupción hasta la democratización interna, pasando por la capacidad de alcanzar grandes acuerdos, pero no por cuestionar errores y abusos de los grandes partidos, deberíamos abrazar el ejercicio de la política de verbena. ¿O es que preferimos la irrupción de personajes como Revilla, Ada Colau o un redivivo Garzón en la escena pública?

Compartir

ABC.es

Toca españar © DIARIO ABC, S.L. 2013

Sin comillas. Españar, como suena. Sí, después de más de cinco siglos de una historia pendular entre fuerzas centrífugas y centrípetas, el dibujo vuelve a la parte más baja del diente de sierra, la de Más sobre «Toca españar»

Categorías
Etiquetas
Calendario
junio 2013
M T W T F S S
« May   Aug »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930