Nuevas experiencias antes de ser padres

Publicado por el dic 19, 2012

Compartir

Aún no ha nacido nuestro bebé, pero me imagino que cada vez que desaparezco más de 24 horas la duda está ahí, y es normal, porque solo quedan tres días para la fecha prevista de parto.

Van a llegar muchas cosas nuevas a nuestras vidas, pero, como os digo en el título del post, no penséis que esto empieza ahora, las nuevas experiencias comienzan mucho antes.


Está claro que la vida cambiará de manera significativa cuando el bebé llegue fisicamente, pero antes, hay muchas cosas que empiezan a aparecer como signos de cambio en tu vida cotidiana. Hay muchas, lo sé, pero hoy voy a compartir con vosotros solo unas pocas, las más significativas para nosotros:

1. Me he convertido en clienta asidua de la farmacia y habitual de la consulta de la ginecóloga. Confieso que antes de quedarme embarazada había ido al ginecólogo unas tres veces en mi vida, y huía de las medicinas a no ser que fuera un asunto de vida o muerte. Hoy llevo 8 meses tomando una pastilla diaria (menos mal que han condensado todo lo que necesita una embarazada en una sola pastilla) y la enfermera de la consulta de mi médico conoce mi nombre.

IMG_7501.jpg

2. Te fijas  en los cochecitos de bebé, no sólo para ver la marca, el modelo y el color, sino para ver qué bolsas llevan, si las madres llevan bolso además de la bolsa, cómo de abrigados llevan a los recién nacidos y si los padres altos están cómodos manejando cochecitos bajos. Puede parecer descarado a veces fijarse tanto, pero en cuanto la madre o padre correspondiente me ve la barriga lo entiende enseguida: ellos también han pasado por eso.

3. Te empiezas a fijar (en mi caso con horror) en qué está de moda entre los bebés, sobre todo en el tipo de dibujos animados que ven, y empiezas a pensar en qué triquiñuelas vas a usar para que tu bebé vea la televisión lo menos posible y no te encuentres obligado a poner 24 horas de muñecos de voz de pito en tu televisión.

4. Empiezas a estar fuera de lugar en los ambientes nocturnos, y es que siempre hay alguien que te mira con reprobación cuando te ve embarazada en un bar más allá de las 12 de la noche. Gracias a Dios, este cambio es temporal ya que, una vez nazca el bebé, si encuentras canguro, nadie en el bar sabrá si eres libre cómo el viento o si has abandonado a su suerte a  tu indefenso bebé por salir a bailar un rato.

5. Vas al cine como si no hubiera mañana…y es que no lo hay. Eso de ir al cine cada semana va a ser misión imposible una vez tengas un bebé en casa, por eso llega un punto, conforme avanza el embarazo, en el que te da igual que hayan subido el IVA, que las palomitas valgan más que un Big Mac grande o que las películas sean un truño. Ahora mismo, cada vez que vamos al cine puede ser la última. En este caso, justo al contrario que en el del bar, la gente te mira con cariño: mirala, probre, que aprovecha ahora que puede….

Estos son solo cinco pequeños cambios que han llegado a nuestra vida durante el embarazo. Pondría uno más, que es esa alegría que les entra a tus allegados, especialmente al padre de tu hijo, al darse cuenta de que si salen una noche contigo en coche, tienen chófer segurado para poder beber cuanto quieran. Mejor no os lo cuento porque eso da para otro post, otro blog, o incluso un libro entero.

Compartir

ABC.es

Las aventuras de una madre primeriza © DIARIO ABC, S.L. 2012

Madre primeriza, arquitecta, viajera y bloggera aquí y en www.delunaresynaranjas.com... Más sobre «Las aventuras de una madre primeriza»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031