Los niños visten de azul y las niñas de rosa

Publicado por el oct 23, 2012

Compartir

Tengo que confesaros que aunque el sexo de este bebé no era un tema que me preocupase (es el primero, no tenemos ni de uno ni de otro) , la tarde que nos confirmaron que el bebé que esperábamos era un niño me alegré por una cosa: el color de la ropa.
Mi color preferido es el azul, mientras que con el rosa tengo una relación amor/odio que cambia por temporadas y que me hacía sentirme algo inquieta ante la posibilidad de que amigos y familiares me llenasen el ajuar del bebé con prendas de este color.


La realidad es que yo soy partidaria de no limitarnos al azul o al rosa a la hora de vestir a un bebé. Me encantan el blanco, el marrón chocolate, el azul marino, el amarillo y pienso que son mucho más prácticos si más adelante se tiene otro bebé del sexo opuesto, pero mucha gente vive aún atada al cliché del azul y el rosa y es imposible sacarles de ahí.
Igualmente, como sabéis, la mayoría de la ropa que el bebé llevará en sus primeros meses no la habrán elegido sus padres, sino los familiares y amigos. Con tanto regalo (que nuestra economía agradece infinitamente, y nosotros también) os confirmo que el azul predomina en el armario prenatal. Lo llevo bien, porque como os digo es mi color favorito y creo que el bebé va a ir bien guapo con él. Tenemos cosas requetepreciosas como este conjunto que me mandaron (gracias!) desde la firma Miski Wawa, que aparte de ser bonito está hecho de una forma primorosa y hace que te entren ganas de achuchar a la ropa incluso sin el bebé dentro.

 

A veces me pregunto si las madres visten a sus hijos con los “colores tipo” para que nadie tenga dudas de lo que es. Los bebés algunas veces tienen cara de niño o niña siendo en realidad lo contario. Además, los clichés de nuevo: si tiene mucho pelo, pensarán que es niña, si no lleva pendientes, seguro que es niño, y un montón de convencionalismos más que pueden hacer que tu hijo o hija sea tratado a veces como niño, a veces como niña. De todas formas, ante estos comunes equívocos, mi consejo es tomárselo con humor: he visto a madres acongojarse desconsoladamente porque la vecina había confundido a su viril heredero con una princesita.

Mi consejo? Relativicemos estas banalidades, que si lo piensan un poco se darán cuenta de que lo importante es que el bebé, niño o niña, esté sano, sea feliz y nos haga felices a los que le vemos crecer.

PD: Podéis estar al día de todo lo que pasa en el blog a través de su página de facebook

 

 

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Las aventuras de una madre primeriza © DIARIO ABC, S.L. 2012

Madre primeriza, arquitecta, viajera y bloggera aquí y en www.delunaresynaranjas.com... Más sobre «Las aventuras de una madre primeriza»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
abril 2014
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930