Lo material y lo transcendental

Publicado por el Oct 11, 2012

Compartir

En el post de ayer, una lectora, Alejandra, me comentaba con razón que ultimamente el blog estaba lleno de temas materiales y que estaba dejando algo de lado los temás más transcendentales e importantes del embarazo y la maternidad

Os digo que creo que no le falta razón, porque he estado repasando los posts y los últimos hablan de ropa, minicuna, camisones de hospital y de qué me pongo para ir a una boda.

En realidad, lo que escribo en el blog no es más que un reflejo de mis ocupaciones y preocupaciones diarias, y por eso tenfo que reconocer que fuera de los posts que escribo también estoy algo centrada en las cosas materiales que necesitaremos cuando el bebé esté por fin aquí.

Los seis primeros meses de embarazo hemos obviado todos esos asuntos: ropa, muebles, chupetes y demás. Al final, es un hecho que estas cosas materiales tienen que estar, y que, si no queremos que nos pille el toro, tenemos que pegar un achuchón este mes antes de que mi movilidad y mi energía para hacer cosas empiecen a reducirse.

Por otro lado, creo que no sería completamente sincera con vosotros si no os digo que en la parte emocional estoy haciendo un break. Si me paro a pensar en si seré capaz de cuidar adecuadamente al bebé, en todas las precauciones que tendremos que tomar para que este sano y crezca fuerte, en lo poco que vamos a dormir y, sobre todo, en el momento del parto y en todos las complicaciones que puede llegar a tener, me entra un poco de miedo.

Conozco madres y premadres realmente obsesionadas con el embarazo y la maternidad (creo que la mayoría están menos ocupadas que yo, que no paro entre trabajo, blogs y demás), y si os digo la verdad, me aterra convertirme en una de ellas. Yo intento centrarme en el pensamiento de que los niños salen adelante en (casi) todas partes del mundo y que no en todas están tan obsesionados con las clases preparto, los libros de cómo dormir al niño y los hábitos correctos de la madre.
No me malinterpretéis, estamos intentado prepararnos, tanto su padre como yo, y saber lo máximo posible sobre cómo tratar a nuestro hijo cuando esté en este mundo, pero, por ejemplo, no pensamos llegar al extremo estresarnos porque en la semana 29 aún no hayamos empezado las clases preparto.

Queríamos empezarlas antes, porque sabemos que en torno a la semana 24 o 26 es el momento correcto, pero hace un par de semanas mi nivel de estrés y de cansancio físico llegó a niveles importantes, y no me pareció el momento adecuado para cargarme la agenda con una nueva obligación.

Gracias a Dios, la matrona lo entendió y me dijo que si empezaba más tarde podría asistir algunas veces a dos grupos a la vez para recuperar clases. Me parece muy útil hacer el curso, y seguro que aprendo muchísimo, pero, no nos engañemos, muchas de nuestras madres no tenían estas moderneces y, mal que le pese a los profesores de estas clases, aquí estamos todos bien criados.

Por supuesto, os contaré por aquí qué tal las clases y demás, y espero aprender en ellas lo máximo para ser una supermadre….mientras, si tenéis algún tema que queráis que trate en un post, solo tenéis que dejarme un comentario y me pongo manos a la obra!

PD: Como siempre os digo, si queréis seguir el blog a través de facebook solo téneis que pinchar aquí

 

Compartir

ABC.es

Las aventuras de una madre primeriza © DIARIO ABC, S.L. 2012

Madre primeriza, arquitecta, viajera y bloggera aquí y en www.delunaresynaranjas.com... Más sobre «Las aventuras de una madre primeriza»

Categorías
Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31