¿Tambores de guerra?

Publicado por el Jun 1, 2010

Compartir

En el desgraciado asunto de la famosa flotilla humanitaria se han puesto de relieve unas cuantas cosas. La más obvia: que Israel no está dispuesto a jugar con su seguridad. Ello le lleva a cometer la barbaridad de lanzar una operación, a todas luces desproporcionada, contra quienes piensa que pueden poner en riesgo esa seguridad. No es la primera vez que actúa de esa manera. Ya lo hizo hace meses en aquel tremendo ataque a Gaza. Si no tuvieran el síndrome de sentirse amenazados y atacados por sus vecinos árabes y, sobre todo, por el terrorismo de Hamás, al vez hubieran buscado otras fórmulas menos radicales y sangrientas. Y aunque ello conlleva a granjearse la animadversión o el odio de medio mundo, Israel va a seguir manteniendo esa actitud. Sus dirigentes y muchos de sus ciudadanos prefieren su supervivencia a tener una buena imagen.

 

 

Pero hay otra cosa clara: quien sale ganando de todo esto es el terrorismo islámico, no el pueblo palestino, que sufre entre la prepotencia de unos y el radicalismo de otros. No se puede tachar a los palestinos de terroristas, pero tampoco olvidar que entre ellos los ha habido, los hay y, desgraciadamente los habrá. Hamás y sus aliados de Hizbollá, apoyados por Irán y Siria, se encargarán de ello. Porque son quienes recogen los resultados de una operación diseñada cuidadosamente en busca de unos objetivos que van más allá del alivio de la miseria de la población de Gaza.

 

Se envía una flota en la que se apuntan muchas personas de buena voluntad, junto a otras de marcada ideología de extrema izquierda, dispuestas a hacer el juego a quienes quieran atacar los valores de Occidente, denostados por los fanáticos del islamismo. Como muy bien ha explicado Francisco de Andrés, en su blog, si la flotilla llega a puerto, es todo un éxito, porque se ha roto el bloqueo, que podía ser burlado llevando la ayuda por Egipto. Si la flotilla no llega y además el miura israelí entra al trapo, mejor que mejor. La incipiente negociación entre Israel y la Autoridad Nacional Palestina –enfrentada a Hamás- queda condenada si no al fracaso, al menos al ostracismo durante bastantes meses.

 

 

Hace sólo un par de meses, el ex embajador israelí en Madrid, Shlomo Ben Amí, normalmente bastante ecuánime, evocaba con preocupación la posibilidad de un enfrentamiento bélico de Israel con el bloque formado por Irán, Siria, Hizbolla y Hamás. Hoy esa preocupación puede ser mayor y mucho más si, de alguna manera, se viera involucrada una agraviada Turquía, que, en poco tiempo ha pasado de ser una de las conexiones de Israel con el mundo árabe a uno de sus principales detractores. ¿Qué haría entonces la OTAN? Obama tiene, en cualquier caso, un serio problema.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2010

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031