Ser español, más fácil para los sefardíes

Ser español, más fácil para los sefardíes

Publicado por el Nov 20, 2014

Compartir

El Parlamento español ha comenzado a tramitar el proyecto de Ley que modifica el Código Civil para agilizar la concesión de la nacionalidad española a los judíos sefardíes. Algunos grupos de la oposición –Izquierda Plural y ERC- querían que la decisión se extendiera a saharauis, los nietos de españoles nacidos en el extranjero y los moriscos, pero finalmente desistieron.

La medida, aprobada antes del verano por el Consejo de Ministros, suscitó ya entonces un gran interés en algunas comunidades sefardíes, especialmente en Israel y en países como Turquía o Venezuela, donde, para algunas personas, resulta un bien muy preciado obtener un pasaporte de España.

Las consultas en los Consulados de España, especialmente en los de Tel Aviv y Jerusalén, han aumentado a lo largo de los últimos meses, al conocerse que no será preciso renunciar a la nacionalidad de origen para ser también español y a pesar de que una vez presentados los documentos acreditativos de su condición de sefardí, los solicitantes deberán desplazarse a España y comparecer ante un notario, que será quien acredite la veracidad de la documentación aportada.

Queda aún una larga tramitación en la Cortes, por lo que la ley no entrará en vigor al menos hasta el verano de 2015. A partir de entonces, habrá un periodo de tres años, prorrogable hasta cuatro, para presentar las solicitudes y se calcula que unas 100.000 personas podrían presentar sus solicitudes. Para acreditar la condición de sefardí se podrá hacer aportando documentos como certificados especiales del presidente de la comunidad judía o del rabino competente; actas de matrimonio hechas por el rito de Castilla, partidas de nacimiento sefardíes, o que manejen bien el ladino, la lengua de los judíos españoles. La posesión de apellidos sefardíes sólo servirá para reforzar otras pruebas presentadas.

El Ejecutivo había venido adoptando decisiones parciales por las que se podía conceder la nacionalidad española a quienes acreditaran ser sefardíes, pero debían renunciar a la nacionalidad que poseían en ese momento. Con el nuevo proyecto, no será necesaria esa renuncia y se podrán mantener la doble nacionalidad, como sucede con la mayoría de los países iberoamericanos.

Por ese motivo, es lógico que la medida haya generado una gran expectación en la comunidad sefardí de lugares como Jerusalén o Tel Aviv, donde hay un importante número de descendientes de los judíos que vivieron en España y fueron expulsados en 1492. Estas personas no desean dejar de ser israelíes, pero, en muchas ocasiones, moverse con un pasaporte de Israel por el mundo no resulta fácil, especialmente, si, como sucede en algunos casos, el destino es algún país árabe por motivos de negocios.

De igual modo, en Turquía, donde, gracias a que no sufrieron el holocausto de la época nazi, se mantienen importantes comunidades sefardíes -asentadas sobre todo en Estambul y en Esmirna-, es muy valorado poder disponer de un pasaporte de un país europeo. Y otro tanto sucede en Venezuela, donde la comunidad judía de origen sefardí vive principalmente en Caracas; así como en algunas ciudades de Argentina, Grecia o los Balcanes, entre otros puntos.

La medida no ha suscitado precisamente entusiasmo en el Gobierno israelí pero tampoco ha habido protesta formal alguna. Entre un 10 y un 15 por ciento de los habitantes de Israel son de origen sefardí, pero no se prevé que todos vayan a acogerse a la posibilidad de ser españoles.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031