Por qué seguir con la Alianza de Civilizaciones

Publicado por el Mar 7, 2012

Compartir

En un post anterior, ya comentaba que el Gobierno no dejará de financiar la Alianza de Civilizaciones. El propio ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, lo apuntó en una comparecencia en el Congreso de los Diputados. Ahora, en el Senado, ha reconocido, con la sinceridad que le caracteriza que no sabe muy bien qué hacer con ese proyecto, que siempre le pareció que era humo, algo sin contenido. Esa era la opinión de la mayoría de los dirigentes del PP en la oposición.

 

 

Sin embargo, una vez en el Gobierno, parece que se perciben algunos aspectos que antes no se habían tenido en cuenta. Al arremeter contra la iniciativa estrella de José Luis Rodríguez Zapatero en política exterior.

 

 

Se trata ya de un proyecto asumido por la ONU, con el que se han comprometido al menos verbalmente un centenar de países, aunque muchos no pongan un euro para su funcionamiento. Pero, además, está en el horizonte la aspiración española a ser miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para el bienio 2015-2016, lo que lleva a ser muy cuidadoso para no perder posibles apoyos.

 

 

Se da la circunstancia de que el copatrocinador con España de la Alianza de Civilizaciones fue Turquía, que es también candidato a ese puesto del Consejo de Seguridad. Los turcos devolvieron la amistad que José Luis Rodríguez Zapatero profesaba a su primer ministro, Recep Tayip Erdogan, presentándose a un puesto al que sabían aspiraba nuestro país. Todo un detalle, que hace peligrar las posibilidades de éxito de España, porque Turquía es un competidor fuerte con muchos apoyos en el mundo árabe y cada vez más introducido en África.

 

 

Si España abandona todo respaldo a la Alianza de Civilizaciones, Turquía puede sacar ventaja de ello en esas zonas de mayorías musulmanas. Cada país es un voto y España lo sabe. Por eso, ha optado por estudiar cómo reorientar la participación española en el proyecto.

 

 

Por descontado, que habrá una reducción notable de la contribución española, que, según cálculos difíciles de contrastar, puede haber rondado ya los diez millones de euros. El año pasado la contribución fue de 650.000 euros y no es difícil aventurar que al menos una reducción del 50 por ciento puede darse en la de 2012. Ya dijo García-Margallo que “no está la Magdalena para tafetanes”, pero al menos se cubrirá con algo. Y de momento, el ministro tiene previsto reunirse con Jorge Sampaio, el Alto Representante de Naciones Unidas para la Alianza de Civilizaciones, y posiblemente, también con el secretario general, Ban Ki-moon.

 

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2012

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
octubre 2017
M T W T F S S
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031