Obama sí escucha a los disidentes

Publicado por el ene 13, 2011

Compartir

En junio de 2007, la entonces secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, de visita en España, le dejó claro a su colega español, Miguel Ángel Moratinos, que discrepaba de su política hacia Cuba. A nadie le pareció extraño, teniendo en cuenta la acelerada carrera de Moratinos por hacerles el juego a los hermanos Castro.

 

Dentro de unos días, quienes les han sucedido al frente de las diplomacias estadounidense y española, Hillary Clinton y Trinidad Jiménez, van a poder hablar de nuevo sobre Cuba, esta vez en Washington. Puede que ahora las desavenencias no sean tan radicales, pero las habrá.

 

Por más que el Gobierno español quisiera presentar las primeras actuaciones de Barack Obama en relación con Cuba, como un alineamiento con su política, lo cierto es que el presidente de Estados Unidos, se mueve con mayor cautela que los gobernantes españoles. Posiblemente influya en ello, la presión del poderoso lobby que representa el exilio cubano de Miami.

 

Pero lo cierto es que Obama parece tener claro que no se puede abandonar a quienes luchan por el regreso de la democracia desde el interior de la isla. Así lo demuestra la reunión que ha mantenido en La Habana  la subsecretaria de estado adjunta para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, con un amplio grupo de opositores. Los mismos que han esperado en vano a que el ministro de Asuntos Exteriores español o su entonces secretaria de Estado para Iberoamérica y hoy ministra, tuviera la gallardía de encontrarse con ellos, aunque fuera unos minutos. Otros dirigentes españoles como José María Aznar o Abel Matutes lo hicieron y, además, impulsaron que los disidentes fueran invitados a las Fiestas nacionales de las embajadas europeas en la Habana.

 

Moratinos terminó con aquello, porque molestaba al régimen castrista, y era una clara muestra de preferencia por los demócratas que por los dictadores. Fue una auténtica vergüenza y el hecho de que, años después esa postura haya favorecido la salida de la cárcel de 56 disidentes no lo compensa, entre otras razones, porque esas personas han sido empujadas a salir de su país, si no querían seguir encerrados en la prisión en la que injustamente les metió el régimen por sus ideas políticas.

 

Trinidad Jiménez, que en otros tiempos se mostró crítica con la dictadura castrista, está aún a tiempo de modificar el rumbo de la política española hacia Cuba, si no quiere quedar marcada como su antecesor. Por un lado, abriéndose al contacto con los disidentes del interior de la isla y, por otro, dejando de insistir ante la Unión Europea, en buscarle un acomodo a un régimen que sigue jugando con la libertad de sus ciudadanos, como se vio recientemente al negar a Guillermo Fariñas el permiso para recoger en Estrasburgo el Premio Andrei Sajarov.

 

 

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2011

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031