Los olvidados presos políticos de Cuba

Los olvidados presos políticos de Cuba

Publicado por el Jul 15, 2017

Compartir

La relatora de la ONU sobre derechos humanos y solidaridad internacional, Virginia Dandan, que acaba de visitar Cuba, dio esta curiosa, cuando un periodista le preguntó si se había reunido con alguien de la oposición: “No sé a qué se refiere por oposición. Francamente no sé quién está en la oposición”.

No da la impresión de que la señora Dandan se haya molestado mucho en buscarla. Porque haberla, hayla, aunque muchos de los que la integran se encuentren entre rejas. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Un manto de silencio parece haberse extendido sobre Cuba desde que Barack Obama inició una política de acercamiento, en paralelo a la que emprendió la Unión Europea, con el beneplácito de España.

De Cuba se esperaba algo más. Posiblemente, con demasiado optimismo. Pero, al menos, se confiaba en algún gesto de apertura. No los hay. El régimen castrista sigue enrocado, lo que viene a demostrar que es tan insensible a las anteriores políticas de dureza como a la realpolitik actual.

Mientras se celebra la excarcelación de Leopoldo López, tras más de tres años de prisión en Venezuela, los amigos de Maduro en Cuba siguen hostigando a los disidentes y mantienen encarcelados a 140 presos políticos, tras haber duplicado la cifra del pasado año, según la denuncia hecha por la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación.

Uno de esos presos es el médico Eduardo Cardet, en prisión por motivos políticos desde finales de noviembre del pasado año, y a quien en España, la Fundación Paz y Cooperación ha otorgado el premio a la libertad de conciencia, que, de manos de la presidenta del jurado, la ex comisaria europea Benita Ferrero-Waldner, tuvo que recoger en su nombre Regis Iglesias, portavoz del Movimiento Cristiano Liberación (MCL) en España y a quien, por cierto, las autoridades de La Habana no permiten regresar a su patria.

Cardet, considerado preso de conciencia por Amnistía Internacional, está hoy al frente del MCL, un grupo opositor que ha recogido ya más de 35.000 firmas para el Proyecto Varela. La iniciativa, que pretende una reforma en la Constitución de Cuba que permita unas elecciones en libertad, fue puesta en marcha por su anterior líder, Oswaldo Payá, de cuya muerte en un extraño accidente automovilístico en Cuba, se van a cumplir ahora cinco años.

Ni España ni Europa pueden mirar hacia otro lado. Los supuestos beneficios para los inversores extranjeros que se esperan de la tímida apertura económica del régimen no pueden ser una justificación para no reclamar la liberación de los presos políticos. No se puede abandonar a su suerte a quienes, desde hace décadas, luchan por llevar la democracia a Cuba.

En España se planea un viaje de Mariano Rajoy o de los Reyes, tal vez para unas fechas antes del momento anunciado por Raúl Castro para dejar de presidir el país, en febrero de 2018. El viaje debe hacerse y no será el primer país con ausencia de libertades que visiten. Las autoridades castristas anhelan la llegada de Don Felipe a La Habana y, por ello, el Ejecutivo español debe exigirles que, cuando menos, como contrapartida, allanen el camino con algún gesto de apertura, como poner en libertad a los recluidos por motivos políticos.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2017

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31