Las barbas de Fidel empiezan a molestar en el PSOE

Publicado por el mar 12, 2010

Compartir

La rocambolesca actuación de los socialistas con motivo del pronunciamiento del Parlamento Europeo sobre Cuba pone en evidencia el sinsentido de la política que ha impulsado el ministro Moratinos en las relaciones con las autoridades castristas. Lo que les pide el cuerpo a muchos miembros del PSOE -desencantados ya, por fin, de la revolución de los barbudos- es exigir al régimen de La Habana que se comporte de manera democrática y respete los Derechos Humanos. Algunos, como Luis Yánez o José María Barreda lo expresan abiertamente.

Pero, como la postura oficial del Gobierno de Zapatero es la de confiar en las palabras de los hermanos Castro y, sobre todo, desarrollar una política que sea justo la contraria que la de Aznar, pues tienen que andar haciendo  equilibrios, que les llevan a situaciones pintorescas.

Moratinos sigue empeñado en abrir las puertas de la Unión Europea a unos señores que no tienen el menor interés en parecerse a los europeos. A los Castro lo único que les importa es dejar de ser tratados como una excepción en el mundo y apuntarse el tanto de que han conseguido doblegar a la Unión Europea.

Lo curioso es que, pese las plumas que Moratinos, su gran valedor, se está dejando en el empeño, no hacen nada para merecer que los europeos reconsideren su Posición Común. Al contrario, su actuación en el caso de Orlando Zapata y de los otros huelguistas de hambre no hacen más que confirmar que no tienen ninguna intención de cambiar.

En el Congreso de los Diputados, Moratinos ha argumentado su negativa a reabrir la Embajada española a los disidentes en la Fiesta Nacional del 12 de octubre, en que eso ha permitido mantener contactos con “la sociedad civil cubana”, con lo que 40 organizaciones no gubernamentales están trabajando en la isla. Moratinos olvida que los disidentes también son sociedad civil y que sociedad civil era también la actividad que se desarrollaba en el Centro Cultural Español de La Habana, del que se incautó el régimen en 2003 porque era un espacio en el que se podía respirar la libertad.

Como ocurrió en España –el PSOE lo sabe bien- durante el franquismo, sentirse apoyados desde fuera por otros países es mucho más que una cuestión simbólica para los opositores. Es saber que se les prefiere a ellos y su apuesta por la democracia antes que a la dictadura. Y no creo que olviden nunca quién estuvo a su lado y quién al lado del opresor.

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2010

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031