La prueba del algodón

Publicado por el oct 4, 2010

Compartir

Así es. No hay más que pasarle el algodón al régimen bolivariano de Hugo Chávez para que quede manchado del apoyo que presta a grupos terroristas, especialmente a la guerrilla colombiana de las FARC y, según todos los indicios, a ETA. El auto del juez Ismael Moreno, recogiendo la confesión de los presuntos etarras Xavier Atristain y Juan Carlos Besance no hace más que confirmar lo que era una sospecha generalizada.

 

 

Recuerdo que, en julio pasado, tras escribir un blog, preguntando qué pasaba con los etarras de Venezuela, algún lector habitual pedía pruebas de la presencia de los terroristas en ese país. Esas pruebas existían, entre otras razones porque se había detenido en otros países a etarras procedentes de Venezuela, pero además, los datos hallados en el ordenador del líder de las FARC Raúl Reyes, apuntaban en esa dirección. Ahora, las manifestaciones de los propios presuntos terroristas sobre el entrenamiento en suelo venezolano son más que esclarecedoras.

 

 

La primera reacción del Ministerio de Asuntos Exteriores fue la la de “esperar y ver”. “Vamos a estudiar el auto y luego se tomarán las decisiones oportunas”, dijo un portavoz, quien más tarde añadió que el Gobierno había pedido información a las autoridades venezolanas, sin precisar de qué modo lo hizo.

 

 

El Ejecutivo de Zapatero se resiste a plantarle cara a Hugo Chávez y, cuando en marzo, se conoció el auto del juez Eloy Velasco reclamando a Interpol la detención de seis presuntos etarras por su participación, junto a las FARC, en unos cursillos sobre explosivos en la selva venezolana, con la supuesta aquiescencia del régimen chavista, terminó suscribiendo un comunicado conjunto con el Gobierno venezolano en el que casi se pedían disculpas y se aseguraba que habría colaboración. Los dirigentes de la Policía españolas tardaron varios meses en poder viajar a Venezuela y aún no sabemos nada de los resultados de sus tareas.

 

 

Dicen en Exteriores que de la información conocida del auto del juez Moreno no se puede concluir que el Gobierno venezolano respaldase o conociese las actividades del etarra Arturo Cubillas, a quien se considera coordinador de las actividades de los terroristas en el país. Es verdad, pero sólo en cierta medida. Tener etarras actuando tranquilamente en un país no quiere decir que se les apoye, pero sí, que no se pone mucho empeño en controlarles. Acuérdense de Francia en las décadas pasadas.

 

 

Y además, Cubillas tiene suficientes antecedentes para que, como mínimo, Hugo Chávez le hubiera apartado del cargo que ocupa en su Gobierno, muy relacionado con la expropiación de tierras -que, por cierto, el mandatario venezolano piensa activar-, y donde puede tener buenos contactos con servicios policiales y de Inteligencia de Venezuela. Quizás, por eso, disponga de tantas facilidades para mover a su gusto a los terroristas por el país, como han declarado Atristrain y Besance.

 

 

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2010

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031