Gibraltar, feliz en la UEFA

Gibraltar, feliz en la UEFA

Publicado por el May 24, 2013

Compartir

Se ha consumado lo que se esperaba: la UEFA ha aceptado como miembro de pleno derecho a Gibraltar. De nada han servido las protestas españolas extendidas a lo largo de los años para evitarlo. Es de imaginar la alegría que esta decisión ha provocado en los llanitos, a quienes su ministro principal, Fabian Picardo, llamó a concentrarse en la concurrida plaza de Casemates del Peñón, para festejarlo.

Los dirigentes de la UEFA se apresuraron a precisar que la medida no debe ser instrumentalizada políticamente, y el propio Picardo subrayó que se trata sólo de una decisión deportiva, pero es obvio que tiene sus repercusiones políticas, porque se concede a Gibraltar el mismo tratamiento que a un Estado. Aún así, el Ministerio de Asuntos Exteriores optó por mantenerse al margen, dejando que fuera el Consejo Superior de Deportes quien comentará la decisión, en un intento también de rebajar el alcance de la medida.

Lo ocurrido puede provocar indignación en muchos españoles, pero, hoy por hoy, resultaba prácticamente imposible evitar el ingreso, por la existencia de un laudo del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) que da la razón a los gibraltareños en sus peticiones. La amenaza de boicotear las competiciones oficiales de la UEFA puede estar bien como farol, pero es difícil pensar en unos Campeonatos de Europa sin España –campeona en las dos últimas ediciones- o sin los equipos españoles.

Lo que tal vez se pueda reprochar a la diplomacia española es no haber actuado en otros momentos con una mayor diligencia para impedir que se cumpliera la aspiración de Gibraltar. Sólo en 2001 consiguió nuestro país que la UEFA incluyera en sus normas que solo se aceptara a Estados reconocidos por Naciones Unidas, pero Gibraltar había presentado su solicitud en 1997 cuando esa disposición no existía y eso es lo que ahora les ha favorecido.

El único consuelo es que, en el futuro, otras hipotéticas peticiones de comunidades autónomas españolas con intenciones separatistas, deberán ser rechazadas. Eso tendría que saberlo ERC, que ha corrido a felicitar a Picardo –en inglés, por cierto-y expresar su deseo de que pronto se “normalice” la presencia de Cataluña en las competiciones internacionales. Y también el PNV que se ha pronunciado en la misma línea.

Por lo demás, la garantía de la UEFA de que no habrá enfrentamientos directos entre España y Gibraltar responde a las gestiones hechas por la diplomacia española para que así sea. No resulta difícil evitarlo, porque basta con colocarlos en grupos distintos en las fases clasificatorias, de las que es impensable que, en estos momentos, Gibraltar, con mil licencias de futbolistas y una “premier league” de seis clubes, pueda pasar. Por otra parte, para poder llevar partidos internacionales a la colonia, Gibraltar tendrá que demostrar que cuenta con un estadio de fútbol que cumpla las normas de la UEFA, algo de lo que no dispone en estos momentos.

Para Gibraltar, la principal consecuencia será que, al menos en el ámbito del fútbol, podrá pasear su nombre por Europa como si se tratara de un país independiente. Otra cosa es la FIFA, a la que también aspira, y donde tiene las puertas cerradas.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2013

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31