El Gobierno de Rajoy, entre Bachelet y Maduro

El Gobierno de Rajoy, entre Bachelet y Maduro

Publicado por el oct 29, 2014

Compartir

En los mismos días, el Gobierno español está afrontando dos tipos de relación bien diferentes con sendos países iberoamericanos: Chile y Venezuela. Con el primero, la normalidad es la tónica que domina; con el segundo, los sobresaltos están a la orden del día.

Desde la salida de Pinochet, se han alternado en Chile gobiernos de uno y otro signo. El país marcha por una senda de crecimiento y de  fortalecimiento de la democracia que invita a las empresas extranjeras a invertir, fiados de la existencia de la necesaria seguridad jurídica. La presencia en España de la presidente Michelle Bachelet está sirviendo para reafirmar la alianza estratégica entre dos países que cada vez tienen unos mayores intercambios comerciales.

Chile es el tercer destino de las inversiones españolas en América Latina y España es, además el tercer mayor inversor en ese país, sólo por detrás de Estados Unidos y Brasil. El avance de la Alianza del Pacífico, de la que forma parte Chile, junto a México, Colombia y Perú, y en la que España es Estado observador, no hace más que abrir nuevas expectativas y justifica que Bachelet haya venido acompañada de una delegación de hombres de negocio chilenos y haya incluido en el programa de su visita dos grandes encuentros con empresarios.

El otro lado de la moneda lo representa Venezuela. Acuciado por la caída de los precios del petróleo –por cada dólar que baja, Venezuela pierde 700 millones de dólares – Nicolás Maduro intenta fabricarse enemigos exteriores a los que culpar de la mala gestión del postchavismo. Y ha encontrado en Mariano Rajoy y en su Gobierno uno de sus objetivos preferidos.

Con unas acusaciones que rayan en el ridículo, con medidas desproporcionadas como la repetida llamada a consultas de su embajador, con continuas apelaciones a la revisión de las relaciones con España, Maduro entra por un camino del que le será muy difícil volver atrás. Con ningún país iberoamericano, es tan fría la relación de España. Ni siquiera con la Cuba de los hermanos Castros, que el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo se dispone a visitar. Los inversores españoles hace tiempo que dejaron de mirar hacia Caracas, donde nadie les garantiza ni la seguridad jurídica ni la física. Sólo quienes ya estaban allí desde hace años, como Repsol, tratan de mantener el tipo. Eso sí, siempre con la espada de Damocles sobre la cabeza.

No resulta difícil, en consecuencia, optar por el modelo chileno, salvo que alguien sea un decidido seguidor de los postulados de Pablo Iglesias y Podemos.

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2014

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031