El delicado equilibrio en la relación con Marruecos

El delicado equilibrio en la relación con Marruecos

Publicado por el abr 7, 2016

Compartir

Cada vez que hay un incidente en Marruecos que puede afectar a España saltan las alarmas en el Ejecutivo español. El Gobierno, hoy en funciones, no quiere por nada del mundo que se deterioren las relaciones con el país vecino que, contrariamente a lo que muchos vaticinaban cuando el PP volvió a La Moncloa, están viviendo un prolongado periodo de tranquilidad.

El objetivo fundamental de Mariano Rajoy es que no se resquebraje la estrecha colaboración que se ha establecido en materia de lucha contra el terrorismo yihadista y que está teniendo hasta ahora unos magníficos resultados. Así lo reflejan las numerosas detenciones de activistas, lo que ha evitado que se cometan atentados en los dos países.

Hace menos de un par de semanas, se reunieron en Madrid los ministros de Interior de España, Jorge Fernández Díaz, y de Marruecos, Mohamed Hassad, que no sólo acordaron reforzar esa cooperación, sino que se mostraron dispuestos a extenderla a la vecina zona del Sahel.

Por eso, España antepone ese objetivo a cualquier otro y evita tomar decisiones que puedan molestar en Rabat, como ya se ha escrito en este blog.

Cuando la situación llega a un punto en que la protesta se hace inevitable se procura que sea lo menos dura posible, dentro de los términos diplomáticos, como acaba de suceder con la expulsión de cinco abogados españoles que viajaron a Marruecos para apoyar a un grupo de presos saharáuis en huelga de hambre. Para pedir explicaciones por lo sucedido, Exteriores convocó ala Embajada, de forma genérica, pero no directamente al embajador y encomendó el cometido a la Dirección General de Asuntos Consulares y no a la Dirección General política de la zona.

Marruecos es consciente del valor que da España a la cooperación antiterrorrista, de la misma manera que sabe que otras grandes potencias, como Estados Unidos o Francia necesitan seguir contando con su posición de freno al yihadismo a las puertas del inestable Sahel. Por eso, pudo permitirse, sin recibir grandes críticas, la expulsión de decenas de miembros de la Minurso, la Misión de Naciones Unidas para el Sahara, después de que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon se refiriese a la presencia de Marruecos en el Sáhara Occidental como “ocupación”.

El Gobierno español mantuvo también una línea de bastante discreción en ese asunto y optó por llamar a las partes al entendimiento. Hasta ahora, Madrid y Rabat siguen dando muestras de su deseo de evitar la confrontación y, además, hay en el horizonte un viaje de los Reyes al paísmagrebí, sólo pendiente de fijar fecha cuando se produzca el desbloqueo político en España.

 

Compartir

ABC.es

Terminal Cero © DIARIO ABC, S.L. 2016

Una mirada a las coordenadas en las que se mueve la política exterior de España, que, desde hace tiempo, ya no es un verso suelto en el concierto mundial. Un blog para analizar... Más sobre «Terminal Cero»

Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031